Vetusta Morla fueron los protagonistas absolutos del Bside Festival


Vetusta-Morla-bside

 

El Bside festival cumplió su undécima edición con unos protagonistas absolutos, Vetusta Morla, que eclipsaron en buena medida prácticamente todo lo acontecido durante los dos días que el festival llena de actividad la ciudad de Molina de Segura. La banda madrileña, cabezas de cartel, no defraudaron con un directo impecable.

Un año más la temporada de festivales llegaba a su fin de la mano del Bside Festival, con permiso del Decode, pero es más antiguo. Una edición que entraba dentro de lo previsible, repitiéndose patrones de otros años en cuanto a cartel, organización y demás, pero que a última hora decidió aumentar en 2.000 asistentes su aforo (el máximo siempre estuvo en los 5.000) y que causó problemas que más adelante contaré.

PreBside, viernes y sábado

La previa a la jornada de conciertos en el propio recinto traería para empezar la emisión del programa de Radio 3 Turbo 3  a los mandos de Julio Ródenas con la actuación en formato acústico de Varry Brava. Un extraño formato para ellos mismos, según afirmaban, en una concurrida plaza que pudo disfrutar de cuatro temas y una ligera entrevista acerca de la gira que la banda está llevando a cabo.

Esa misma noche del viernes y en la plaza del ayuntamiento  tocaron Analogic y El Octavo Pasajero. Ambas bandas murcianas, pero la segunda incluso local, en un claro guiño.

Y como es tradicional, ya durante el sábado la ciudad se llenaba de restaurantes y bares que se adherían al festival para llenar de música calles y plazas durante todo el día con DJs.

Sábado, ya en el Bside

A mediodía conocíamos la inesperada caída del cartel de Gavin James, algo que trastocó un poco los horarios retrasando el inicio de Automatics a pasadas ya las 21 horas. Seguro que a la banda jienense no les importó demasiado, eso que se llevaron de más en cuanto a cantidad de público.

La Habitación Roja eran la primera gran banda que pasaba por el festival este año. Eran las 22:30 pero el recinto aún no contaba ni con la mitad del aforo, pese a todo, los que allí estaban presentes disfrutaron de un buen concierto, que si  bien se antojó corto con menos de una hora de duración tuvo la gran ventaja de contar sólo con los hits de esta banda, así que no pudieron faltar temas como “Viaje a Venus”, “Indestructibles” o “Ayer” con la que cerraron.

Tras una breve y amenizada espera con DJs, y con una tremenda puntualidad, a eso de las 22:30 h. aparecían sobre el escenario Vetusta Morla. Para esa hora el aforo era ya completo. La aglomeración, empujones y nerviosismo era patente en las primeras filas, mucha gente que además venía de provincias y ciudades lejanas, una buena muestra del tirón que tienen la banda de Pucho y el buen trabajo del festival en la promoción durante el verano.

Vetusta Morla ofrecieron un concierto soberbio de principio a fin en la hora y 45 minutos exactos que estuvieron sobre el escenario, sin más. No es fácil encontrarles algún defecto, o es más bien casi imposible hacerlo. Sencillamente tienen quizás el mejor directo nacional y así lo demostraron, una vez más.

Empezaron su concierto con “La Deriva” y “Golpe Maestro” de su último disco que ya suenan como clásicos de la banda como también “Cuarteles De Invierno”. Entre medias una versión más lenta y ligeramente distinta de “Copenhage”. En el tramo ya final del concierto no faltaron “Maldita Dulzura”, “Mapas”,“Fiesta Mayor” y el “Hombre Del Saco”. Volvieron con bis de “La Cuadratura Del Círculo” y “Los Días Raros”.

Más tarde pasadas las tres de la madrugada Cycle se encargaría de poner a bailar a los asistentes que aún quedaban y que no sólo habían ido por Vetusta Morla. Por supuesto no faltaron los quizás más conocidos y más potentes temas de la banda como son “Saturday Girl” y “Confusion” con la que cerraron. Una actuación en la que buena parte del protagonismo se lo llevaba siempre la China Patino y los coqueteos con cazadora primero, toalla después, y más tarde hasta máscara y sable. Fue también un directo en que las voces pudieron sonar mejor.

Y como cierre, para quienes quisieran bailar más Buffetlibre.

Organización y otros aspectos

Decía al principio que este año a última hora se había decidido ampliar el aforo en 2.000 personas, alcanzando las 7.000 personas. Algo que a priori resultaba positivo por el crecimiento y buen trabajo de promoción los meses previos resultó ser todo un lastre que empañó gravemente la imagen que muchos asistentes se llevaron del festival (nada que ver con otros años).

La organización no había prevenido este aumento de aforo y no había redimensionado el conjunto del recinto, personal, el número de barras, accesos, puestos de comida (¡sólo uno de hamburguesas!) etc. así que la sensación de agobio, masificación y sobre todo las interminables colas eran patentes y echaron por tierra la paciencia de muchos asistentes. Si a ello sumamos la equivocada decisión, un año más, de no permitir salir y entrar antes de las 1 h. entendemos el enfado de la gente.

Conclusiones

Creo que quienes acudimos a esta nueva edición nos marchamos con la grata sensación de haber asistido a un concierto de los grandes, el que ofreció Vetusta Morla. Sin duda eclipsó buena parte de todo lo que sucedió en el resto del festival, incluso a una banda con la trayectoria y nivel de La Habitación Roja o los problemas graves de aforo e infra-dimensionamiento que se vivieron.

 

Foto por Jesús Maeso @Jesus_MR

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR