Sale a la luz la carta más emotiva de Lemmy Kilmister

Lemmy Kilmister

En 1994, cuando estaba trabajando en Metal Hammer, la periodista Pippa Lang escribió una columna acerca de los peligros de la heroína y las horribles consecuencias de tomar la droga más atroz del mundo. O lo que es lo mismo, la transformación de un adicto en un paria social mientras la droga domina su vida por sobre todas las cosas.

Después de la publicación, su autora recibía por fax un escrito a mano de Lemmy Kilmister en respuesta a la misma. Una carta con la que Pippa se reencontraba hace unos días, veintidós años después. «He descubierto esto después de muchos años y casi me hace llorar”, confiesa Lang a Metal Talk. A lo que añade: «Quiero compartir la carta de Lemmy con vosotros y sé que él lo aprobaría.

»Es conmovedora, emocional e intensamente personal, pero, sobre todo, transmite el odio de Lemmy a los traficantes de la muerte, a quienes no les importa las trágicas consecuencias de la venta de sus productos venenosos.

»Prestad atención y tened cuidado».

A continuación, os dejamos las sentidas palabras de Lemmy: «Felicitaciones por su diatriba contra la heroína. Vengo diciendo lo mismo desde hace 20 cruentos años, pero ellos siempre saben más, y siempre esnifan, no se inyectan, y siempre lo hacen solo los fines de semana, y siempre te miran con sus estúpidos-astutos ojos y te sonríen; y siempre mueren en un charco de su propia sangre con embolias detrás de sus rodillas, y siempre te rompen el puto corazón; es la droga más infame del puto mundo.

»Y todos estos escritores la vuelven glamorosa, y no sé por qué. ¿Por qué es romántico volverte un asqueroso pequeño cabrón con heridas sin curar en todo tu cuerpo, sucio y pinchándote con una aguja de hace tres semanas, y con los dientes que se te van cayendo? Tantos de mis amigos, 300, como mínimo. Un tipo fue a Piccadilly a comprar, realmente estaba dolorido y volvió al café en el que estábamos, entró al baño para ponerse bien, y dos minutos más tarde cayó hacia atrás derribando la puerta, con la cara negra, sus ojos perdidos y su lengua tan hinchada que no cabía en su boca. Algún bastardo le había vendido veneno de ratas, alias muerte segura, le sonrió, tomó su dinero y lo dejó ir sabiendo lo que sucedería. Asesinato, ¿no? Y esa gente es con la que tratas. No, no y no. No seas bobo. No solo dile que no, patéale la cara. Quiere destruirte la vida y probablemente la de todos los que conoces.

»Solo pensé en contarle esto.

»Con cariño, Lemmy».

Lemmy Kilmister fallecía en Los Ángeles, el 28 de diciembre de 2015, víctima de un agresivo cáncer de próstata diagnosticado solo dos días antes. Siempre al límite, Lemmy sería adicto al juego, a la bebida y a ciertas drogas a lo largo de su vida.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR