Paloma Chamorro: transgresión con nombre y apellido

PALOMA CHAMORRO portada

Cuando la palabra transgresor formaba parte de la vida de artistas independientes, en un país donde serlo resultaba amenazante, se desarrollaban facetas artísticas que décadas después seguirían marcando el rumbo de muchos creadores. Justo en esa vorágine social de crisis, y precariedad en muchos aspectos, existían remanentes profesionales convencidos de que la cultura era mucho más que una palabra. Y ahí entran en juego personajes fundamentales en la historia de la música que dejaron una huella imborrable, como Paloma Chamorro: fue una periodista y presentadora que en los años setenta y ochenta estuvo involucrada con la divulgación de la cultura en diversas facetas: cinematográfica, pictórica y musical.

Esta grandísima profesional se ganó a pulso ser tildada de transgresora: primero porque dedicarse a ciertos ámbitos durante aquella época significaba revelarse contra la imagen arraigada de la mujer como ama de casa o desempeñando labores específicas para féminas muy alejadas de puestos profesionales de cierto prestigio. También significaba hacer igual o más que sus compañeros masculinos, pero recibiendo menos o nada que ellos en cuanto a reconocimiento –el machismo era entonces una lacra muy arraigada en la sociedad española-.
Si a esto le sumamos su particular forma de entender la vida y la cultura, chocando frontalmente con perspectivas realmente nada laxas, y sí muy conservadoras, comprendo que era transgresora por naturaleza y no por moda. Y es que entonces había un submundo artístico que rezumaba autenticidad, sin trampa ni cartón: era un territorio virgen, sin explotar, y eso daba una tremenda ventaja a la naturalidad y creatividad sin límites –inducida en según qué casos…- que con los años se ha ido perdiendo. Y aunque pertenecer a este reducto social conllevaba riesgos, quien estaba convencido los asumía.

Paloma Chamorro - fuente RTVE.ES

LOS DEDOS ACUSADORES, CONSERVADORES DE LA IGNORANCIA:

Tener una visión diferente generaba controversia al alejarse de la perspectiva más conservadora, y esto propició encontrarse inmersa en una espiral jurídica en 1985 al ser procesada por ofensas a la religión. Esta trama legal aludía al contenido emitido el 17 de octubre de 1984 en el programa “La edad de oro”, con imágenes inusuales en la época que mostraban una figura humana crucificada con la cabeza de un animal. Tal y como alegaban los verdugos de la época no consideraron adecuado que aquellas imágenes hubieran llegado a los espectadores. A pesar de pronunciar un aviso previo sobre ese contenido específico que podría herir sensibilidades, y de haber pasado la criba de los directivos del programa, la acusación se mantuvo firme contra Paloma durante años, aunque al final logró ser absuelta.

Aquellos dedos acusadores que intentaron hundir a Paloma no solo se sintieron heridos con el contenido del video: tal vez se sintieron amenazados también por el poder que suponía mostrar una apertura de contenidos que propiciara nuevas perspectivas en los telespectadores. Y la ofensa pudo ser mayor al comprobar que una mujer podía llegar a ser igual de profesional que un hombre en tiempos donde el dominio masculino era omnipresente. La realidad es que ella siguió trabajando, aunque aquel episodio marcó un punto de inflexión en su carrera donde el veto televisivo –reconocido por pocos abiertamente- estuvo muy presente y comprobado en la disminución de oportunidades profesionales. Y es que alzar la voz en contra de los cánones establecidos estaba entonces muy castigado socialmente –ahora menos, pero sigue siendo un lastre en según qué vertientes-.

SIT TIBI TERRA LEVI:

Paloma Chamorro nos dijo adiós el 29 de enero de este 2017. Los homenajes elaborados y reportajes póstumos en los medios de comunicación son merecidos y necesarios: constatan todo lo que supuso esta persona y su trabajo para la sociedad de aquella época, fomentando la cultura de nuestro país cuando hacerlo era un auténtico reto. Los resultados han permanecido indelebles hasta nuestros días y es que ver su trabajo en televisión es de obligado cumplimiento: documentos audiovisuales tan eclécticos como los relacionados con las actuaciones del controvertido británico Genesis P. Orridge o aquella performance del artista nacional Jordi Valls alias Vagina Dentata Organ, oriundo de Barcelona, sirven de ejemplo y acreditan mis palabras.

Estamos faltos de personajes brillantes y diferentes como Paloma, que apostó por la cultura como arma infalible para combatir el sedentarismo mental que fomentaba la ignorancia social de su época. Paloma lo hizo en su momento -inconsciente de lo que trascendería su aportación años más tarde- y ahora toca recoger el testigo sin que nos tiemble la mano porque, a fin de cuentas, nuestros tiempos no son tan difíciles en lo que a comunicación se refiere –Internet abrió las alas libertarias en este sentido, venciendo el veto que antes lucía en todas partes-. Así que despido este artículo dando las gracias a Paloma por su legado y por esa autenticidad de la que hizo gala de principio a fin. Su trabajo ha marcado, y lo sigue haciendo, el de muchas personas que vieron en ella un gran ejemplo a seguir –me incluyo-. Allá donde estés que recibas recompensa por todo lo que dejaste. SIT TIBI TERRA LEVI.

The following two tabs change content below.
Vane Balón
Fundadora y Blogger DISTRITO UVE (www.distritouve.com) en activo desde 2010. Redactora freelence especializada en contenidos musicales desde 2011 (medios online y offline). Staff en Live For Madness Metal Fest desde 2013. Apasionada del Rock, Metal y Punk. Entusiasta de las etiquetas musicales: «no solo es necesario saber de dónde venimos (historia musical), también es fundamental averiguar hacia dónde vamos conociendo las nuevas expresiones compositivas».

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR