Johnny B. Nasty


bloody effect

 

El músico barcelonés Johnny B. Nasty (aunque él afirma proceder de un lugar denominado Nastyland), celebra este 2015 dos onomásticas muy importantes para él, ya que celebra tanto su 25 aniversario como músico en activo, como sus 40 años de edad, un hecho que ni se había planteado que coincidiese:

Cuando tienes quince años recién cumplidos y te toca casi por sorteo ser el bajista de la peor banda que puedas imaginar, nunca piensas que algún día serás mayor, y de repente aquí me veo con cuarenta años encima, que coinciden con los primeros ensayos de la banda a la que me uní en 1990”.

A pesar de todo, su trayectoria no abarca demasiados proyectos, tras esa primera experiencia piloto que arranca en 1990 y debuta en directo a comienzos de 1991, le seguirá Olbaid, la banda que él siempre considerará su primer grupo de verdad, y algún pasatiempo entre medias hasta llegar a la banda con la que se dio a conocer a nivel underground y que fundaría junto a dos amigos en otoño de 1990, Nasty Army:

“Siempre he sido amante de las bandas lóngevas y de la fidelidad a un solo grupo, por eso nunca compaginé varios proyectos como otros colegas de profesión, algo respetable pero que no iba conmigo y que me enfurecía salvajemente cuando un componente de mi banda lo hacía, lo consideraba una traición a nuestro trabajo; posteriormente he suavizado ese discurso y me he vuelto más comprensivo, pero en su día se me comían los demonios. Intenté que Olbaid durásemos lo máximo posible pero ahora veo que estábamos condenados a desaparecer. Fuímos cuatro personas que coincidieron musical y sobre todo, alcohólicamente, en una etapa de sus vidas, pero que llegados a cierto punto, descubrimos que éramos absolutamente la noche y el día los unos con los otros; aún somos amigos a día de hoy, pero musicalmente seguimos estando en las antípodas los unos de los otros”.

Front

Nasty Army llega tras un parón de año y medio en el que por vez primera se sintió desorientado y sin saber qué hacer. ¿La culpa de todo ello? ¡Popular 1! adentrarse en el universo del Popu cambió sus esquemas para siempre:

“Crecí como un crío cualquiera salvando el pequeño detalle de que mis tíos eran músicos y aficionados especialmente al heavy metal ochentero y esas fueron mis referencias base, aunque no por eso dejaba de ser un niño. Combinaba a Kiss, Barón Rojo y Judas Priest con Barrio Sésamo, Los Toreros Muertos y La Bola de Cristal. Posteriormente llegué a sentir un poco de vergüenza por ello, sinceramente, hasta que descubrí que no tiene nada malo el “eclecticismo” por llamarlo de algún modo, ya que tengo cuarenta años y aún me encantan Judas Priest ¡y Los Toreros Muertos!, solo que ahora lo digo bien alto y orgulloso. Pero en 1996, descubrí a Marilyn Manson e irremediablemente eso me llevó a Popular 1. De repente todo mi pasado perdió su sentido y quise formar una banda hecha a medida para Popular 1. Punto. Y nacimos Nasty Army. Y por primera vez dejé de usar mi nombre real para pasar a ser Johnny B. Nasty”.

No obstante, la carrera de Nasty Army, nació y finalizó accidentadamente, múltiples cambios de formación y rencillas internas como toda banda que se precie, nunca facilitaron las cosas. Tuvieron un rumbo errático y un final desangelado:

“Todo empezó a pedir de boca, pero a los tres putos meses empezaron los problemas. Ni recuerdo la de músicos que pasaron por la banda hasta comienzos de 2001 que llegó la primera formación estable. Todavía no estábamos en pleno boom de internet, no habían redes sociales y vivíamos la transición de los tiempos vintage a los actuales. Nuestras grabaciones fueron chapuceras, las presentaciones físicas más chapuceras aún, y el pasarme la vida peleando por defender el concepto que yo tenía en mi mente, terminó desgastándome. A la gente le encantaba vernos en directo con nuestros shows descontrolados y nuestra pirotécnia de mercadillo y estaban encantados de poder unirse al grupo, pero llegado el momento, se negaban a cooperar o protestaban por todo, me acusaban de dictador y de querer acapararlo todo, y puede que en parte tuviesen razón pese a que siempre quise que mis compañeros se sintiesen felices dentro del grupo y nunca desoí una sugerencia, sin embargo, pocos comprendieron que Nasty Army era mi criatura y no iba a permitir que nadie la deformase; pero al final de todo estaba tan rematadamente asqueado, que hasta yo empecé a comportarme como ellos y descuidé todo el trabajo por el que tanto había luchado. Aparte, todos sin excepción odiaban mis nuevos temas en castellano, ellos querían seguir encerrados en el cliché de banda que canta banalidades en pésimo inglés, y tras un divertido pero desastroso show donde celebramos el décimo aniversario del grupo, decidimos seguir cada uno por un lado, recluté una nueva formación y comencé a grabar un nuevo disco. Pero llegado el momento de publicarlo, decidí sacarlo como Johnny B. Nasty y dejar atrás a Nasty Army. Y hasta hoy”.

lrsshow (4)

Curiosamente, y pese a haber editado ya dos discos en solitario y algunos singles, no ha presentado en directo sus canciones; justo tras la edición del primer LP, “Johnny B. Nasty And The Rock Circus” (2010), su vida cambió radicalmente y simplemente perdió las ganas de volver a tocar en directo:

“A finales de 2010 y recién editado mi primer disco, mi madre enfermó y murió unos meses más tarde. Nunca crees que esas cosas van a pasarte a ti, siempre ves esos problemas como cosas que solo le suceden a los demás hasta que te toca. Y aunque luché con todas mis fuerzas por mantener una banda en activo, mi vida personal había cambiado de tal modo que todo lo que me apasionaba dejó de tener sentido para mi y simplemente tiré la toalla y comenzó mi caída en picado emocional, hasta que finalmente sucumbí a una terrible depresión. Aún estando con esos pocos ánimos, fui capaz de sacar fuerzas de ni sé de dónde y grabé con toda la calma del mundo y a lo largo de 2013, el disco del que más orgulloso me siento de haber editado jamás, “Nastyvity In Black”, con un artwork de lujo diseñado a medias con el dibujante Quim Carro, videoclips en formato cómic etc. En ese instante pensé que ya estaba listo para volver a los escenarios pero para nada fue el caso. En 2014 me uní finalmente como bajista para las bandas Ree Kohl y Little Rock Star, pero seguía sin estar bien, dentro de mi había algo que no funcionaba y volví a desconectar durante meses hasta que tuviese la mente despejada, momento que parece haber llegado, afortunadamente”.

¿Volveremos a ver en directo a Johnny liderando su propia banda? Eso parece, pero es que además, ha decidido ajustar cuentas con su pasado de una vez por todas, y quiere reeditar como dios manda el antiguo material de Olbaid y Nasty Army:

“Mi intención efectivamente, es esa, comenzar mi gira 25/40 aniversario (risas), estoy en ello pero ya he aprendido a no prometer nada. Debería ser este año para que las fechas encajen, pero también Kiss, AC/DC y muchas bandas, han comenzado giras aniversario un año o dos más tarde de la onomástica real, y te ves cosas como “Tour de 30 aniversario” cuando realmente hace 32 años de la fecha que celebran, de modo que tampoco sería tan grave, al fin y al cabo, aunque empecé hace 25 años, mi primer concierto lo di en 1991 y para qué vamos a negarlo, a nadie salvo a mi le importa esa celebración (risas). Aún debo reunir a una banda y ver si me encajan las fechas, veremos si será en 2015 o en 2016, pero pienso hacerlo. Sobre las reediciones, ídem de ídem, es un trabajo de chinos. De Olbaid no hay nada que remezclar, solamente hay que remasterizar puesto que no existen las cintas por pistas originales, pero me gustaría añadir rarezas, temas inéditos, tomas en directo, y lamentablemente perdí muchas de aquellas cosas y mis ex-compañeros tampoco conservan nada de interés, de modo que voy a dedicarme a rebuscar por todos lados hasta ver si doy con alguien que pueda facilitarme ese material extra. Y respecto a Nasty Army, en este caso sí conservo los masters originales, aunque costó lo suyo localizarlos, pero va a ser más complicado de lo que pensaba darle forma a todo eso. De nuevo, ignoro cuando podrá ser lanzado pero puedo asegurar que estoy en ello. Si de mi dependiese, publicaría una lujosa edición en vinilo para coleccionistas, pero me temo que me limitaré al CD presentado del mejor modo posible, Olbaid lo editábamos todo en cinta de cassette, un formato que detesto y que para mi sorpresa vuelve a estar de moda entre los amantes de lo ‘retro’. Puedo respetar la moda revival del vinilo porque a pesar de todo, es un formato precioso, pero ¿cintas de cassette? Eso sería patético, sería como volver sobre mis propios pasos y se trata de mejorar el pasado, no de empeorarlo (risas)”

Por lo tanto, mientras todos esos proyectos se materializan, os invitamos a que visitéis su web oficial www.johnnybnasty.com y podáis tener acceso a su actividad diaria a través de la misma y sus redes sociales, o bien para adquirir las recientes reediciones de sus dos primeros trabajos:

“He reeditado el primer disco con un libreto ligeramente modificado y más que reeditar, lo que hay disponible es una nueva tirada de “Nastyvity In Black”, ya que el coste de la edición física es elevado y cuando se terminan las copias, no me queda más cojones que esperar a juntar dinero para poder editar más. De todos modos, para quién quiera oir mi material, puede encontrarme en Bandcamp, Spotify y similares. Hace unos meses, en un arrebato de ira (mi dichosa visceralidad), retiré todo mi catálogo de Spotify e Itunes, pero tras meditarlo durante un tiempo, llegué a la conclusión de que no he ganado un céntimo en mi vida con la música, de modo que no sé de qué coño me quejo porque tampoco lo gane ahora (risas)”.

FEOS FRONT

The following two tabs change content below.
Redacción

Redacción

¡Nos Gusta La Música!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR