[Crítica] Graveyard – “The Coffin Years”

483904Graveyard llevan ya ocho años enmerdando y colapsando las cloacas de los sonidos más subterráneos de Cataluña, y encabronando nuestros oídos, y se trata de una de esas bandas tipo Necropsy que gustan de prodigarse en formatos cortos, splits, Eps o demos. Por esta razón, caía por su propio peso una recopilación de los variopintos materiales que han ido conformando la subhistoria de esta pantanosa formación, lo cual equivale a remover un poco el mismísimo subsuelo de un sótano.

                Y lo que encontramos entre ese fango hará las delicias del amante del Death Metal más patilludo y macarra. Tras el magistral “The Sea Grave” (2013), este trabajo compilatorio es la aportación última más destacada de la banda, a lla espera de que pergeñen un nuevo disco igual de burro que los anteriores, y mientras siguen lanzando al mundo splits y más splits (ya llevan diez, con Terrorist, Deathevokation, Necro, Nominon, Entrails), y contiene no pocas sorpresas agradables. Para empezar, dos temas extraídos de su primera Demo (“Into the Mausoleum”, 2008), que fue luego su primer Ep, y que senan como un cañón: “Into the Mausoleum” (regrabada en el 2009) y “One of them” (regrabada en el 2012). Luego, las versiones son toda una declaración de principios: maravillosa, inevitable “Cenotaph”, de Bolt Thrower, y más clasicazos: “Deaf Forever”, de Motörhead, contundente; “The Usurper”, del “To Mega Therion” de Celtic Frost; “Corporal Jigsore Quandary”, de Carcass; o la imponente “Remember the Fallen” de Sodom, entre otras.

                Y no solo las bandas elegidas son ya todo un manifiesto grupal, sino el aire general del material gráfico y las explicaciones que los miembros de Graveyard ofrecen sobre los porqués de haber incluido cada una de las canciones… en definitiva, todo lo que viene a confirmar que se desea recuperar el aroma de las recopilaciones de los buques insignia de los años 90 (“Who Dares Wins”, de Bolt Thrower; “Mind Reflections” de Pestilence; o “Entombed”). Todo aderezado con una producción oscurísima y el musculoso sonido de la banda de siempre. Sin novedades, sin decepciones.

Graveyard no son como otras bandas del ramo (léase Entrails) que recomponen sus viejos temas y les ponen bótox por todas partes. Nada de eso. Aquí todo suena tan crudo como el primer día. El espíritu continúa fresco y demoledor. Y esperamos que continúe así muchos años.

 

Temas a destacar: “Into the Mausoleum”, “Deaf Forever”.

Sello: Blackseed Productions

The following two tabs change content below.

Uretra

Batería de Onirophagus y ex-redactor en Xtreem Music.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR