[Especial] 25 años de “Nevermind”: anécdotas del disco

Nevermind

El 24 de septiembre de 1991, Nirvana publicaban el álbum que iba a convertirles en leyenda y cambiaría la vida, no solo de sus componentes, sino también de sus seguidores. Un álbum de letras heridas y melancólicas, y música cruda, que, nacido sin grandes pretensiones, acabó siendo el icono de una nueva generación.

Como explica Michael Azerrad en su biografía de Nirvana, Come as You Are: The Story of Nirvana, de 1993, Nevermind marcó la aparición de una nueva generación de jóvenes veinteañeros, seguidores de la música, en un clima dominado por los descendientes del baby boom. Una generación, la de finales de los años ochenta y principios de los noventa, que había sido pasada por alto e ignorada, o con la que se había sido demasiado condescendiente.

Hijos de hogares rotos, la mayoría, aquellos jóvenes de los que se había apoderado la apatía encontrarían en Nirvana a un grupo que exteriorizaba aquel sentimiento de misantropía y hastío por la sociedad, que les mortificaba. Algo que no había conseguido la divertida y estridente, pero poco honesta, escena glam que había reinado en las emisoras de rock hasta entonces. Además, Nirvana tenía al frente a uno de los suyos; un tipo, llamado Kurt Cobain, que, en su lucha diaria contra la depresión, era su mismo reflejo.

Grabado con el productor Butch Vig, y Andy Wallace a las mezclas, Nevermind, con su música compuesta por, para y sobre ellos, había llegado en el momento exacto. Además, ambos habían sabido conferirle aquel sonido duro que caracterizaba al primer disco de la banda (Bleach), pero mucho más arreglado, convirtiéndolo en un trabajo discográfico muy consumible para el gran público, que acercó el rock alternativo a las grandes masas e hizo de Seattle el epicentro de un ‘nuevo’ género, el grunge, que dominó el mundo en el siguiente lustro.

Un éxito del que tuvo culpa en gran parte, por supuesto, su impactante primer sencillo (‘Smells Like Teen Spirit’), que posicionó al álbum pronto, en enero de 1992, en el número uno del Billboard desbancando nada más y nada menos que al Dangerous de Michael Jackson.

En la semana dedicada a Nevermind, queremos recordar algunas anécdotas en torno al disco. A continuación, os detallamos diez de ellas:

ANÉCDOTA 1. ‘SHEEP’ ERA EL TÍTULO PENSADO PARA EL ÁLBUM

Kurt Cobain era un planificador nato y sus diarios están llenos de listas de canciones para los álbumes que nunca hizo. Gracias a uno de estos diarios, precisamente, se ha sabido que la primera idea de título para Nevermind era Sheep. Así lo revelaron unas líneas crípticas encontradas en el mismo que rezaban: «Oveja: Porque tú no lo deseas, porque todos lo somos», con el tagline «Acerca de Cristo».

ANÉCDOTA 2.  EL ÁLBUM FUE GRABADO ENTRE 1990 Y 1991,

Nirvana grabó el álbum en dos fases. La primera, en abril de 1990, con el productor Butch Vig en los Smart Studios de Madison (Wisconsin). Fueron ocho canciones, de las que cinco acabaron por formar parte del disco. La segunda, en abril de 1991, en los estudios Sound City en Van Nuys, California, con el mismo productor. La gran diferencia entre ambas era Dave Grohl. Así pues, mientras que la mayor parte del álbum fue grabada en 1991, su génesis comenzaba un año antes.

ANÉCDOTA 3.  DAVE GROHL NO ES EL ÚNICO BATERÍA QUE APARECE EN EL DISCO

A pesar de que Butch Vig grabó toda la obra de Grohl para Nevermind en los Sound City, a excepción de ‘Something in the Way’, el baterista original (Chad Channing) aparece en la única pista publicada indemne de la sesión original en Madison (‘Polly’), aunque su nombre no figura en los créditos recibiendo regalías solo puntualmente.

ANECDOTA 4. ‘POLLY’ SE GRABÓ DE MANERA INESPERADA

La versión de ‘Polly’ que se escucha en Nevermind es en realidad una demo de abril de 1990, grabada con una guitarra acústica destruida de solo 5 cuerdas, que Cobain nunca afinaba del todo. El tema recoge a un músico molesto con la banda, que, sentado en un sillón, empieza a tocar y cantar el tema él solo. Butch Vig cerró con llave el control, puso dos micrófonos y grabó la pista que se incluyó en el disco.

ANÉCDOTA 5.  LOS ORÍGENES DEL NOMBRE DE LA CANCIÓN ‘SMELLS LIKE TEEN SPIRIT’

Kurt Cobain escribió. ‘Smells Like Teen Spirit’ inspirándose en un grafiti que una amiga suya, Kathleen Hanna (la vocalista de Bikini Kill), había escrito sobre la pared de su habitación: “Kurt huele a Teen Spirit”, rezaba. Sin embargo, no fue hasta después de la publicación del disco que Kurt descubrió que había un desodorante con ese nombre. Por supuesto, las ventas del desodorante se dispararon.

ANÉCDOTA 6. ‘SMELLS LIKE TEEN SPIRIT’ FUE GRABADO EN TRES TOMAS.

‘Smells like teen spirit’ fue grabado en tres tomas, con toda la banda tocando como si fuera un ensayo, porque Cobain no quiso sobregrabar nada para respetar su espíritu punk.

ANÉCDOTA 7.  ‘ENDLESS NAMELESS’, LA PISTA PERDIDA

‘Endless, Nameless’ es una pista no listada que aparece 10 minutos después del fin de ‘Something in the Way’. Esta pista fue accidentalmente omitida de publicaciones iniciales de Estados Unidos, así como de todas las extranjeras.

ANÉCDOTA 8.  EL ICÓNICO BEBÉ DE LA PORTADA SE LLAMA SPENCER ELDEN

El famoso bebé de cuatro meses que aparece nadando desnudo en una piscina y persiguiendo un dólar en la portada es actualmente un adulto de veinticinco años llamado Spencer Elden.

La oportunidad de salir en la portada surgió cuando su padre, el mejor amigo del reconocido fotógrafo Kirk Weedle, aceptó la idea de la instantánea a cambio de 200 dólares.

ANÉCDOTA 9.  COBAIN DESALOJADO DE SU CASA MIENTRAS EL ÁLBUM  ARRASA INTERNACIONALMENTE

En 1991, al regresar a su casa en Olympia (Washington), después de grabar el disco, Kurt encuentra sus pertenencias en cajas junto a la acera. Desalojado de su hogar, la primera noche la pasa durmiendo en su coche mientras su sello discográfico ultima los detalles del álbum.

Con unos ingresos que ascendieron a finales de 1991 hasta 29.541 de dólares, casi todos por una gira de otoño, no fue hasta 1992 que el cantante recibió las primeras grandes regalías por los primeros 10 millones de copias vendidas en todo el mundo. Unas cifras que sorprendieron a Geffem Records, su nueva casa discográfica, que no esperaba vender más de 250.000.

ANÉCDOTA 10.  ‘NEVERMIND’ NO HABLA SOBRE LAS DROGAS

Aunque la relación de Cobain con la heroína fue enorme, con algunos coqueteos con ella antes de lanzarse el disco, el verdadero idilio no comenzó hasta después de su publicación.

La mayor parte del álbum se escribió acerca de sus amigos, vecinos o novias. Su plan inicial era dividirlo en un lado “masculino” y otro “femenino”. El lado “femenino” consistiría en canciones como ‘Teen Spirit’, ‘Drain You’ y ‘Lounge Act’; la mayor parte inspiradas en enamoramientos no correspondidos de la época. En el lado “masculino” se incluirían temas como ‘In Bloom’, dirigido a la gente ajena a la escena grunge y que no entendía el mensaje de la banda; o ‘Something in the Way’, inspirada en el puente de Aberdeen, su ciudad natal, debajo del cual vivió un tiempo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR