[Especial] Epitaph o el sueño de la experimentación germana de Cliff Jackson

Epitaph

Una de las grandes promesas alemanas afincadas en Dortmund, Epitaph constituyó la apuesta por una experimentación progresiva pergeñada desde el fondo del terruño. Aun así, y cuando realmente se dieron a conocer como comparsita de Günter Boas, los tres fundadores del proyecto poseían unas bases de lo más originales: desde el blues rock (Cliff Jackson) o las leyendas de jazz apisonadora (Jim McGillivray) hasta el sonido Motown (Bernd Kolbe). Sería en una de esas sesiones junto a Boas cuando saltaría la chispa.

Los músicos se preparaban como banda de acompañamiento en los Alster Studios de Hamburgo, calentando a golpe de sus propias composiciones, cuando el propietario del estudio quedó prendado de su ingenio y pericia. En el momento ofreció al tridente la opción de regresar otro día, ya para grabar su material lejos de tener que acompañar a mayores. Esto les llevaría a enganchar un portentoso contrato con Polydor, casa que empuja su debut homónimo de 1971. En poco tiempo están abriendo para grupos como Curved Air o Atomic Rooster.

Epitaph - Front

Epitaph es un trabajo en cualquier caso con dificultades, empezando por el hecho de que los primeros intentos en los londinenses Wessex Studios se fueron al traste. Al menos esto les hizo ganar un miembro más a su regreso a Alemania. Ya con Klaus Walz a la segunda guitarra la cosa marcha. Eso sí, las agujas hipodérmicas de la crítica pronto se clavan en la relación con la escena de sustancias estupefacientes que han tenido estos músicos (canciones como “Visions” subrayan esta referencia). Walz asegura que sólo han probado la marihuana y el LSD como mera experimentación, y que las referencias a la heroína las han sacado de amigos de la banda adictos a dicha droga.

maxresdefault

Antecedido por el predecible Stop, Lock And Listen (1972), Outside The Law aparece trufado de buenas intenciones como el elepé norteamericano de estos alemanes. Sus espectáculos junto a estrellas estadounidenses o británicas se reconocen como auténticas citas indispensables. Pero todo toca a su fin, al menos momentáneamente, por lo que unos Epitaph mutados y con Cliff Jackson como único interés es lo que queda tras 1976. El resto de compañeros ha abandonado el barco y al guitarrista vocal le toca llevar la casa a cuestas. Obras sin excesivo gracejo como Return To Reality o See You In Alaska demuestran que fue un error continuar.

En 1982 Epitaph partió peras, fragmentando su núcleo ya poco agraciado en cuanto a dotes creativas se refiere. Cuatro años después se levanta nuevamente Cliff Jackson, aunque ahora Bernd Kolbe está ahí para apoyar su jugada. El grupo tira de músicos de sesión para florear sus quehaceres. Aparece en el horizonte un contrato con Teldec; eso sí, debido al endurecimiento de su propuesta en camino al hard and heavy de teclados preponderantes, Epitaph se cambia de chaqueta en cuanto al nombre se refiere y pasan a denominarse como Kingdom, para finalmente restar cual Domain.

The following two tabs change content below.
Sergio Guillén
Director de Renacer Eléctrico Music Magazine, miembro de Periodísticos sección cultura, locutor radiofónico y antiguo redactor o colaborador para revistas como Kerrang, Placet, Los+Mejores, MU, Musicópolis, Sinfomusic, Festivaleros, Lo Que Hay Que Oír o Todo Música Rock. También novelista al igual que autor de libros de estudio, tanto sobre la historia de la música como sobre el universo del séptimo arte.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR