Rufus T. Firefly publican “Magnolia: Entrevista a Víctor Cabezuelo

Foto: Iris Banegas

Los madrileños Rufus T. Firefly publicaban el pasado 20 de enero Magnolia, su cuarto álbum de estudio, un trabajo discográfico grabado por Dany Richter en El Lado Izquierdo y Víctor Cabezuelo en El Lago Naranja y producido por  Manuel Cabezalí y el propio Cabezuelo.

Diez nuevas canciones, arriesgadas y alejadas de los cánones de la industria musical española, adelantadas por “Río Wolf” y “Última noche en la tierra” como primeros sencillos, de las que hemos hablado con el vocalista y guitarrista de la banda.

¿Qué os ha llevado a elegir estas canciones para presentar el álbum?

Creo que Magnolia es un disco para escuchar entero para entender su esencia, así que con cualquiera hubiéramos acertado y nos habríamos equivocado a la vez; pero queríamos volver con fuerza y “Río Wolf” era la más indicada para eso. También es un poco una declaración de intenciones. La base es totalmente setentera, Led Zeppelin total. Queríamos volver a aparecer así, directos al cuello. En cuanto a “Ultima Noche”, creo que es la que mejor se adaptaba para hacer un videoclip con loops porque es muy continua.

Magnolia se abre con una canción, “Tsukamori”, con una alusión implícita a la película Mi Vecino Totoro, de Miyazaki. Pero no es la única referencia cinematográfica del disco, también nos encontramos más adelante con el tema “Pulp Fiction”. ¿Qué relación tenéis con el séptimo arte?

El cine siempre ha sido una fuente de inspiración grandísima para esta banda. Es el arte que contiene todos las artes. Hay películas que nos han marcado muy fuerte e intentar dejar en las canciones las cosas buenas que te han hecho sentir me parece como una especie de agradecimiento hacia ellas.

¿Consideráis el cine una de las mejores maneras de evadirse de nuestras propias frustraciones?

Más que una manera para evadirse, creo que es una manera para encontrarse, tan buena como cualquier arte o como dar un paseo por el bosque. Todo lo que te haga mirar hacia dentro y te haga ser consciente de tu verdad, te hará bien. El cine o la música como mero entretenimiento, me aburren soberanamente, la verdad.

De hecho, habéis comentado que el disco queréis que sea como una flor en medio de tanto estrago. ¿Qué se siente al saber que vuestra música puede ser un rayo de luz para gente que lo está pasando mal?

Queríamos darle a la gente algo bonito en medio de la situación que estamos viviendo. Queríamos decirle que levante la cabeza, disfrute de las cosas bellas que aún tenemos e intente hacer lo más bello que pueda desde su posición. El mundo se va a la mierda delante de nuestros ojos, es prácticamente inevitable, pero moriremos peleando. Y defender lo mejor que tenemos como especie, que no es más que el amor y el arte, será nuestra última batalla.

Pero, ¿no creéis que el amor y el arte son valores muy poco apreciados hoy en día? ¿A qué lo atribuiriais?

A que hemos perdido por completo la noción de la realidad. Vivimos en una casa en la que el techo está a punto de derrumbarse y vamos a gastar todo nuestro dinero en una televisión de plasma flipante para el salón. Mañana todo el techo se caerá y ya no habrá televisión, no habrá casa, y, por supuesto, nosotros ya no estaremos.

Magnolia es un disco luminoso en el que, sin embargo, realizáis un viaje interior brutal. 

Es justo eso, buscar las respuestas hacia dentro en lugar de hacia fuera. Preguntarse a uno mismo qué es lo que quiere hacer con esta vida y por qué está donde está. Dentro de cada uno de nosotros hay muchísima luz. A veces cuesta más encontrarla, pero ahí está. Supongo que con este disco hemos conseguido verla un poco, aunque sea de lejos. Las canciones han nacido de ese sitio.

Con estas miradas hacia nuestro interior descubrimos miserias como las que aparecen en “Cisne negro”, donde habláis de la manipulación a la que sometemos o nos someten aquellos que dicen amarnos.

Es más bien un encuentro con tu lado oscuro. La lucha interior contra tus demonios, que, si te consiguen derrotar, van a hacer que ni siquiera puedas respetar a las personas que más quieres. Creo que el maltrato tiene mucho que ver con eso, efectivamente. No sirve de nada aplicar un castigo a alguien que está haciendo algo terrible si esa persona no es consciente de ello. Y solo va a poder serlo si mira hacia dentro, le hecha valor y pelea.

Por supuesto, no podía haber un álbum de Rufus T Firefly sin cierto cripticismo. ¿No se entendería a Rufus sin una manifiesta singularidad?

Es un poco nuestra seña, ¿no? Nos gusta jugar con todas las verdades porque hay muchas y dejar que la persona que escuche la canción saque sus propias conclusiones, que cada uno se invente su historia y la dibuje como quiera. Creo que esta vez hemos sido más directos porque queríamos que el mensaje quedara claro, pero, por supuesto, dentro del disco, si te pones a recorrerlo, encontrarás muchísimos caminos.

Tampoco se podría entender vuestra música sin esa exploración continua de sonidos. “Él halcón milenio”, por ejemplo, cuenta con un solo más que interesante de Manuel Cabezali. ¿Qué aporta el guitarrista a Rufus T Firefly?

Manu es un miembro más de Rufus, solo que no sale en las fotos. No seríamos nadie sin él y siempre ha sabido llevar nuestras ideas a sitios increíbles. Para esa canción en concreto, le hablé todo el rato de heavy metal, de poner un pie en el monitor y levantar alto el mástil. No solo llegó a ese sitio, sino que lo dejó muy atrás. Así es él.

También habéis querido explorar con las baterías.

Julia ha hecho un trabajo increíble con las baterías. Para mí, la palabra sería arrasar. Un día me dijo: “voy a intentar sonar como Bonham”. Cuando grabó, estábamos cinco tíos detrás del cristal con la boca abierta y sintiendo que estábamos presenciando algo único. Julia es la mejor baterista que conozco, no solo a nivel de patrones y ritmos, sino también a nivel de emoción y transmisión; y conozco mogollón.

También volvéis a coquetear con la psicodelia y la electrónica. ¿Dónde se siente más cómoda la banda?

Nos sentimos cómodos en los dos lugares porque los dos nos flipan. Para nosotros son sinónimos de libertad, ambos. Crecimos en los 90 y nuestras raíces nos flipan, nunca las abandonaremos, pero el mundo es grande. Hay que viajar y no dejar nunca de aprender.

¿Qué ha cambiado en Rufus T Firefly, en cuanto a referentes, desde aquel lejano concurso Global Battle of the Bands?

No ha cambiado nada, se han añadido muchísimos. Todo lo que escuchamos nos influye. Empezamos queriendo ser los Smashing Pumpkins y pronto nos dimos cuenta de que eso era inútil porque solo puede haber unos Smashing Pumkins. Pero también nos dimos cuenta de que podíamos hacer lo que habían hecho ellos y todos los grandes grupos de la historia, aprender de la gente a la que admiran, pasarlo por su filtro e intentar que salga algo diferente. La música va de eso.

En Magnolia también contáis con la colaboración del bajista Miguel de Lucas y el tecladista Martí Perarnau. ¿Qué aportan al disco?

Poder contar con Miguel es prácticamente como poder contar con Paul McCartney en su mejor época para que grabe tu disco. Es una lección de clase y de vida constante. Y mi hermano Martí es uno de los mayores genios de este país. A mí me abrió los ojos. Le admiro profundamente y algún día el Dios del rock le dará todo lo que se merece.

¿Qué ha significado para la banda el adiós de Alberto Rey?

Es una pena porque es un grandísimo amigo y me encanta tocar con él, pero quería seguir otros caminos. Por supuesto, le apoyaré a muerte. A nivel interno ha sido difícil, pero tenemos la suerte de tener muchos amigos con un talento increíble. Se van seres queridos y llegan seres igual de queridos.

Nueve supuso la confirmación definitiva del grupo. ¿Qué ha significado para vosotros el pasar de tocar en salas pequeñas a hacerlo en festivales?

La verdad es que seguimos viendo los festivales como una anécdota musical. Nos negamos a que ese sea el objetivo principal de las bandas, tocar en festivales. Eso solo conduce al fin de la música porque evidentemente en un festival solo se puede representar al 0,01% de la música que se hace en este país. A todos nos encanta tocar en festivales, por supuesto, y valoramos mucho cada vez que nos dejan pisar uno, pero la vida de la música sigue estando en el mismo sitio que ha estado siempre, en el local de ensayo, en las salas y en la ilusión de la gente por disfrutarla en directo.

¿Qué ha representado para Rufus T. Firefly ser teloneros de Vetusta Morla?

El mayor regalo que nos han hecho en todos los años que llevamos tocando. Nunca se lo podremos agradecer lo suficiente. Fueron los primeros a los que les mandé Magnolia. Son el grupo más íntegro del país y me meo en la cara de la gente que los odia.

Magnolia era un disco muy esperado. ¿Cuál ha sido el recibimiento?

Nos ha desbordado absolutamente. Las unidades que habíamos fabricado se agotaron enseguida y hemos tenido que hacer otra edición. Nos llegan mensajes preciosos todos los días, de todas las partes del mundo. Los medios lo estáis poniendo por las nubes. Estamos muy sobrecogidos y os lo vamos a agradecer de la única manera que sabemos, con rock y psicodelia.

¿Hay mucha diferencia en la manera como presentáis este disco en directo respecto a álbumes anteriores?

Queremos crear un ambiente especial en esta gira, que el concierto sea un pequeño viaje. Que la gente mire hacia dentro cuando nos vea tocar.

¿Qué fechas de concierto tenéis cerradas?

De momento, hemos confirmado el 4 de marzo en Huesca; el 24 de marzo en Córdoba; el  25 de marzo en Toledo; el 7 de abril, Zaragoza; el 8 de abril, Segovia; del 13 al 16 abril, SanSan; 22 de abril, Madrid; 4 de mayo, Burgos; 18 de mayo, Barcelona; 19 de mayo, Valencia; 11 de junio, Aranjuez; 23 de junio, Isla Cristina; 14 a 15 de julio, Portamerica; 10 a 13 de agosto, Sonorama; 18 a 19 de agosto, Burela, y 2 de septiembre, Planetademos.

¿Qué le habéis pedido a 2017?

Que nos permita seguir. Que proteja nuestra ilusión. Que nos permita un disco más.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR