Entrevistamos a Obsidian Kingdom

obsidian

Entrevistamos a los catalanes Obsidian Kingdom, para que nos hablarán sobre su nuevo pelotazo “A Year With No Summer”. Con este disco Obsidian Kingdom se confirman como una de las mejores bandas de metal de nuestro país.

Vuelta al ruedo con este nuevo disco llamado “A Year With No Summer”, grabado el último verano en Londres, una putada quedarse sin verano ¿no? jajaj

Desde luego, ¡a ver si alguien se había creído que era una metáfora.

Llevamos mucho tiempo gestando este proyecto y su culminación ha sido tan estremecedora como gratificante; desde la producción hasta su reciente lanzamiento. No podemos quejarnos en absoluto, pero el sacrificio ha sido tal que podríamos empezar a hablar ya de una época sin verano…

Quizá no sea tan duro quedarse sin verano después de todo. Las cosas cambian, y al final uno se acostumbra a cualquier cosa, por terrible que sea… ¿No será que damos demasiadas cosas por sentadas?

Para muchos su segundo larga duración oficial es su disco más complicado, ¿lo ha sido para vosotros?

En cierto modo; especialmente a propósito del éxito de “Mantiis”. Independientemente de las expectativas del público, nosotros siempre hemos apostado por producir un álbum como mínimo igual de bueno que aquél; y también hemos tenido muy claro que no queríamos repetir la misma fórmula. Por otra parte, era de esperar que nuestro ánimo experimental y aventurero nos llevara por otros derroteros estilísticos; lo que siempre nos confiere una cierta libertad, en cuanto a que nuestra audiencia está acostumbrada ya a la sorpresa y al reto.

Además, la gestación del segundo álbum es un momento muy importante en la historia de una banda: el proyecto se consolida, el compromiso se endurece y el panorama empieza a plantearse de forma más seria, lo que aumenta considerablemente la presión que reciben sus miembros. No es casualidad que se hayan producido cambios importantes en nuestras filas recientemente…

A pesar de todo, ha sido un proceso que hemos vivido con gran intensidad y maravilla, y una embocadura turbulenta que teníamos que atravesar. Aquí seguimos, lo cual es siempre un triunfo.

 

Percibo una leve evolución, cambio etc… en este disco con respecto al primero, como una apertura a nuevos géneros ¿me equivoco?

Bueno, “Mantiis” ya era un ejercicio de aperturismo, así que en ese sentido tan sólo hemos mantenido uno de nuestros valores; pero es cierto que quizá hayamos incorporado algunos estilos o géneros que en nuestro debut estaban mucho más velados, como por ejemplo la electrónica experimental. Por ejemplo, hemos dedicado parte del proceso creativo a samplear sonidos de nuestros entornos inmediatos – como sonidos de smartphones, escaleras mecánicas o fotocopiadoras – para producir los beats de “A Year With No Summer”.

También existe un esfuerzo evidente por simplificar las estructuras de las canciones: la fórmula que tan bien había funcionado en “Mantiis” no iba a hacerlo automáticamente fuera del contexto de un álbum de una sola canción, por lo que nos hemos visto obligados a investigar nuevos recursos que nos ayudaran a escribir canciones compactas e independientes. Además, el trasfondo estético que nos ocupa ahora mismo resulta mucho más urbano, contemporáneo y distópico que el de nuestro anterior trabajo, lo que ha supuesto una gran oportunidad para desarrollar nuestra pasión por las nuevas tendencias sonoras.

Habéis firmado con el sello Season Of Mist para entrar de lleno en una proyección internacional ¿vértigo? ¿cómo fue el entrar en el sello de Gunnar?

La verdad es que ninguno; no. No hace falta decir que hemos aprendido muchísimo a raíz de esta colaboración, pero como etapa en nuestro ascenso parece mucho más impresionante de lo que verdaderamente es. Nosotros siempre hemos tenido muy claro dónde queremos llegar, y fichar por una discográfica ha sido sencillamente un paso inevitable en nuestra carrera. Por el momento estamos satisfechos de nuestra decisión al respecto…

Estar en una gran discográfica multinacional nos ha permitido darnos cuenta de cómo funcionan realmente las cosas en la industria musical y reposicionarnos de manera práctica respecto de la realidad del negocio. Por otra parte, Season of Mist es un sello independiente con una cierta sensibilidad hacia las propuestas alternativas, a pesar de su estética mayoritariamente extrema; como demuestra la militancia de nuestros compañeros de sello Sólstafir, KEN Mode o Sinistro.

Es curioso que menciones a Gunnar, el responsable del Departamento de Prensa. ¡Supongo que ha llegado a convertirse en el icono de la empresa!

¿Cómo ha sido trabajar con Jaime Gómez Arellano (Paradise Lost, Ulver) en la producción del disco?

Trabajar con Gómez ha sido un placer y un auténtico privilegio; Jaime puede permitirse elegir a sus clientes, por lo que podemos sentirnos realmente afortunados. Además, es un anfitrión excelente y la convivencia con él en el estudio ha sido magnífica. ¡Por no hablar de su talento como productor, claro! La verdad es que todas las referencias que teníamos de él eran impecables, tanto por parte de la industria discográfica – venía recomendado por todas las empresas con las que trabajamos – como por su producción sonora – desde Paradise Lost hasta Altar of Plagues, pasando por Mothlite o Ghost -. Además, nos entrevistamos con él en persona previamente a cerrar el encargo, para asegurarnos de que había buena química. Los resultados saltan a la vista…

Gómez no sólo ha supuesto un factor definitivo en la dirección sonora de ‘A Year With No Summer’, sino que también ha permitido que este sonido viera la luz gracias a su equipo incomparable. Desde la grabación con cinta hasta un Hammond con amplificador Leslie, pasando por waterphones, sintetizadores vintage y pedales de boutique. Tener la oportunidad de estar en contacto con todos esos instrumentos ha sido para nosotros como estar en un parque de atracciones. Por otra parte y al estar tan sintonizados estéticamente, Gómez entendió perfectamente lo que pretendíamos cuando citábamos a nuestros referentes más alternativos, como The Smashing Pumpkins, Lana del Rey o Deftones.

Para terminar, Gómez es un magnífico batería, y domina a la perfección los matices de su instrumento; el sonido de la batería en el álbum es absolutamente peculiar gracias a sus decisiones como productor. En general, ha sabido aportarle a la base rítmica todo el peso y la contundencia que necesitábamos sin sacrificar los matices de texturas e intensidades de todo el resto de la instrumentación. Y si escucháis con atención, también podéis oírle tocar el dulcimer en “The Kandinsky Group”…

El álbum es algo distópico, buscando las entrañas del espíritu del ser humano ¿os es más fácil inspiraros en temas aparentemente negativos?

Bueno, me toca hacer el comentario gilipollas pero tengo que decir que asignar una cualidad moral a un determinado tema es una cuestión de arbitrariedad subjetiva y, por lo tanto, no estoy de acuerdo con que aquéllos que nosotros elegimos tratar sean necesariamente “negativos”. Es verdad, no obstante, que nuestra paleta emocional es bastante intensa y que abundan sensaciones que no siempre resultan agradables.

Supongo que, en ese sentido, somos un poco románticos y un poco góticos, sí. No es que descuidemos en absoluto nuestros registros más brillantes – como la esperanza, la iluminación, la compasión o la trascendencia -, pero es verdad que, incluso cuando los abordamos, lo hacemos a través de un velo de conflicto, nostalgia y recelo. Se nos da bien chapotear en las sombras, ¿no?

Presentasteis el álbum mediante el primer single llamado “Away/Absent”, ¿por qué este tema?

La verdad es que es un tema magnífico para presentar el álbum, a pesar o quizá precisamente gracias al hecho de que suponga el clímax del álbum. En un arriesgado ejercicio narrativo hemos decidido empezar a contar la historia por el final, del mismo modo que el título del álbum ya anuncia la catástrofe con total fatalidad.

También existe una explicación ligeramente más prosaica: el director de Season of Mist, Michael Berberian, insistió. No sabríamos decir a ciencia cierta cuáles fueron sus motivos, porque lleva décadas entrenando el oído para detectar qué va a funcionar y qué no – ¡y es capaz de hacerlo muy rápidamente! -; pero quizá decidió que “Away/Absent” contenía toda la intensidad y los contrastes con los que los amantes de “Mantiis” ya estaban familiarizados – y por lo tanto era la opción más continuista y la menos arriesgada -; o quizá sencillamente algo de la canción le hizo vibrar de forma especial…

¿Cómo surgió la idea de presentar el tema “Black Swan” como un falso documental?

Decidimos plasmar una interpretación absolutamente literal del título del álbum para, por contraste, remarcar idea de que un año sin verano pueda ser un concepto metafórico que haga referencia a algo más que a un incidente climático. Para tal efecto, el falso documental era el mejor formato a nuestro alcance, y por eso le propusimos el proyecto a Sílvia Subirós, amiga de la banda y directora especializada en el género.

Nos planteamos muchas cuestiones de cara a la narrativa del proyecto, y finalmente nos decantamos por no resolver ninguna trama. Apostamos en cambio por sugerir de una forma borrosa e intencionalmente desapasionada el trauma de la catástrofe, el recuerdo de un pasado idílico y la promesa de un futuro mejor. Elegimos para nuestra cinematografía un discurso de ensueño e irrealidad, como réplica a la forma en que nos llega la información hoy en día: apresurada, superficial, irracional e inconsecuente.

El resultado es absolutamente asombroso, fresco y diferente; y ha dado mucho que hablar en las redes…

El tema “Darkness” es brutal, ¿cómo fue la creación del mismo?

Los orígenes de “Darkness” son de lo más esotérico: En algún momento de Agosto de 2014 detecté que el ronroneo de los motores de la maquinaria de calefacción del edificio donde trabajaba estaba afinado en el mismo tono que la vibración de mi cafetera: SOL. Asimismo, noté que ambos sonidos me despertaban las ganas irrefrenables de tararear una melodía, que se correspondía con el acorde mayor de dicha nota.

A partir de ahí, sencillamente tratamos de reproducir musicalmente esa experiencia generando un bordón de drone con distorsión de guitarras y sintetizadores, y punteando la melodía suavemente con una guitarra distante. Para evitar que el tema se perdiera en la ligereza de lo etéreo, construimos una base rítmica pulsante y arrolladora, un tren bala a través de la bruma. Las variaciones harmónicas son las mínimas imprescindibles para mantener alerta la atención del oyente sin despertarlo del trance ni el terror que produce el estar sometido al mismo estímulo de forma incesante.

Por lo que respecta a las pulsiones subyacentes, nos centramos en la experiencia del brillo que sucede a una gran explosión, como punto de silla que aúna los extremos del espectro lumínico. Luego vinieron las alusiones a la estrella más brillante de la constelación de Leo, la nucleomitofobia, los cuadros de Turner, etc. Supongo que lo mejor será que cada uno encuentre su propia mitología para explicarla…

Para mí sois un grupo sin techo todavía y que llegaréis a ser muy grandes ¿tenéis esa sensación como yo?

Pues sí, para qué nos vamos a engañar. Es evidente que somos un proyecto ambicioso, bien organizado y determinado, y que todavía nos queda mucho camino que recorrer. ¡Estáis todos invitados a la aventura!

Estaréis en el fantástico festival Be Prog! ¿nervios por estar entre los más grandes del género?

Nervios, no: no es ni nuestra primera experiencia en festivales ni tampoco la primera vez que actuamos en el mismo espacio que bandas del calibre de Opeth o Steven Wilson; pero siempre supone un gran honor y una gran oportunidad para aprender de los grandes, a fin de cuentas no es lo mismo lo que pasa delante que detrás del escenario…

No obstante, nosotros actuaremos justo el día anterior al evento principal, de manera que, en rigor, únicamente compartiremos escenario con The Pineapple Thief, Agent Fresco y Exxasens en Apolo. Somos grandes defensores del festival desde sus inicios, y la verdad es que ya teníamos ganas de que nos invitaran a actuar… Va a ser un gran día.

Para los seguidores de Nos Gusta La Música, ¿por qué deben escuchar el nuevo disco de Obsidian Kingdom?

Porque “A Year With No Summer” es una profecía de nuestra era y una amarga destilación de la angustia que nos apresa a todos ahora mismo, testigos aterrorizados de unas transformaciones tan colosales que ni siquiera habíamos acertado a concebir. Y vale la pena estar preparado.

 

The following two tabs change content below.
Antonio Mautor

Antonio Mautor

Colaborador en revistas especializadas en Música Rock como Popular 1, Metal Hammer o La Heavy. Colaborador en webs especializadas en rock como The Metal Circus, Mariskalrock.com, Metalcry, Xtreem Music, Todoheavymetal.com, Truenometálico, Latin Metal etc... Actualmente Director en Nos Gusta La Música, colaborador en RNE Radio 3 programa Bandera Negra, sección "Desenfoques Reiterados", y colaborador en el programa de radio Backstage.com de la cadena Pop Rosario en Argentina.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR