Entrevistamos a Nick Forkel, líder y vocalista de Turbid North

Turbid North

Foto: Danny Motta

Turbid North publicaba el pasado 20 de noviembre «Eyes Alive». Segundo álbum de estudio de la banda, su guitarrista y vocalista principal Nick Forkel ha conversado con Nos Gusta La Música acerca del álbum y la primera década de la misma en el mundo de la música.

Turbid North surgía hace más de una década mientras estudiabais en una escuela de secundaria de Alaska. ¿Recuerdas aquella época?

Jóvenes y «cien por cien» verdes. ¡Qué época tan divertida! Todo el mundo nos conocía en la escuela. Nuestros conciertos siempre se abarrotaban, con un montón de jóvenes, de 17 y 18 años, «bebiendo» en el aparcamiento en grandes cantidades. Era una fiesta cada vez que tocábamos.

¿Cómo describirías aquella escena musical?

Es una pequeña escena, pero hay un amor increíble por la música por todas partes. Una comunidad muy unida. Antes, cuando formábamos parte de ella, estábamos nosotros y un par de bandas más de metal; una banda de Ska; una banda de punk; y, tal vez, un cantante de folk para completar el cupo. Nadie se preocupaba mucho acerca del estilo de su música, solo deseábamos tocar en directo.

El Summer Meltdown Festival es un muy importante evento en Alaska donde cada año actúan muchos grupos locales de rock y metal. ¿Qué peso tiene el festival en la aparición de nuevas formaciones?

Mucho. Es una gran oportunidad para las bandas locales tocar ante una multitud de un tamaño tan considerable. No es habitual allí arriba. Creo que es una de las mejores cosas que nos dieron para la música metal en directo en Alaska.

¿Dirías que Alaska era el lugar adecuado para formar una banda como la vuestra?

 Estoy súper orgulloso de nuestros inicios en Alaska. Es un lugar duro, pero increíble para vivir, y no hay mucha gente que pueda soportarlo. Ese espíritu de supervivencia probablemente nos influyó. A ciencia cierta, esas condiciones tan adversas influyeron en nuestra forma de componer. Con el tiempo nos dimos cuenta de que trasladarnos fuera del estado era la única manera de seguir adelante con la banda.

Ya mudados a Texas, conocisteis a Chris O’Toole y Brian McCoy. ¿Cuál fue su contribución a la banda?

Eran definitivamente las piezas que necesitábamos para completarla. Brian ya estaba bastante curtido como cantante cuando se unió y sabía muy bien cómo trabajar como un profesional. Su voz ayudó a formar nuestro sonido en «Orogeny», seguro.

Chris tiene el mismo ánimo que yo de llevar a la banda a lo más alto, no importa cómo, y por esa razón hace tanto tiempo que forma parte de ella. Se necesita un cierto tipo de persona para hacer que esto viva, y él es mi «cómplice» desde hace ocho años.

Así, se podría decir que la incorporación de ambos fue fundamental para el éxito de «Orogeny», (Ironclad Recordings, 2011).

Absolutamente. Habíamos encontrado finalmente nuestra alineación. Cada miembro desempeña un papel crucial en ese álbum, ya sea en la composición, la grabación o la creación de redes para conseguir el reconocimiento merecido. Sin duda, una labor de la banda al completo.

«Orogeny», da a la banda combustible para recorrer Estados Unidos durante 2 años, incorporándose pronto el baterista Jono Garrett a la alineación. ¿Qué significó su llegada para vosotros?

Ha sido una de las mejores cosas que nos han sucedido. Obviamente, perder a un miembro original de la banda como Adam Rydlinski no fue grato, pero a veces las cosas no funcionan por razones que se nos escapan. La llegada de Jono a la banda nos hizo seguir adelante y también ha influenciado en nuestras composiciones. Él trajo un soplo de aire fresco necesario. Mi otro «cómplice» y un baterista «infernal». Su conocimiento de la música es muy amplio y nos ha ayudado a perfeccionar el sonido de la banda de una manera importante.

Sin embargo, poco después, Turbid North se toma un breve respiro.

La gira había acabado, habiendo ganado muy poco dinero y ofrecido quizás solo tres buenos espectáculos. Por eso decidimos abandonar todo. El ambiente era muy amargo. Poco después de esa gira, empezamos a escribir el segundo disco y ese ambiente todavía estaba presente, sobre todo en Alex Rydlinski y Brian McCoy. Ellos simplemente no querían seguir, y yo no les culpo por sentirse de esa manera. Eso de estar en una banda de metal no es fácil en absoluto. Cuando se fueron, yo estaba decidido a terminar de componer el álbum y también a hacerme cargo de la voz principal. Fue un proceso de aprendizaje enorme, para mí en particular, al asumir el papel de vocalista principal. Eso llevó un poco de tiempo de transición, ya que no quería decepcionar a nadie. Tuvimos que asegurarnos de que el nuevo material fuese de primera categoría y nos llevó un montón de tiempo acabarlo. Al final, valió la pena.

En 2014, la banda vuelve a los escenarios como una formación de tres componentes, con el consiguiente cambio de sonido. ¿Qué os llevó a ello?

Después de la marcha de Brian y Alex, teníamos toda la intención de encontrar otro guitarrista, pero después de algunos intentos fallidos decidimos esperar y enfocarnos en acabar la grabación del álbum. Creo que al final nos acostumbramos a ese formato y seguimos con él. Es un poco diferente, pero me encanta. Hay una mayor libertad y eso permite que cada miembro destaque más. Necesariamente, como músico, debes estar a tu mejor nivel.

Finalmente, el pasado 20 de noviembre, publicabais ese segundo álbum («Eyes Alive») a través de vuestra propia compañía discográfica recién creada (The Pyramid). ¿Por qué se crea el sello y qué estilos de música podemos encontrar en él?

Yo sabía que necesitábamos sacar este disco de una manera u otra y, después de permanecer a la espera de una respuesta positiva de otras compañías, decidí que teníamos que tratar de hacerlo por nuestra propia cuenta. No quería aguardar hasta el año siguiente para publicarlo y, con todos los recursos disponibles para ser independientes, era pan comido crear un sello y seguir adelante con él. En cuanto a incorporar a otras bandas, todo es  muy nuevo para mí en este momento, pero espero encontrar quizás un par de bandas a las que poder ayudar, sea cual sea su estilo. Si algo me seduce, su género musical no importa en absoluto.

¿Qué pueden encontrar vuestros seguidores en «Eyes Alives»?

Bueno, primero espero que puedan sentarse y escuchar todo el disco de principio a fin. Sé que es casi inaudito en estos días, pero fue creado para eso. En el álbum queremos reflejar que no importa lo que nos hayan enseñado o dicho, ya que las cosas las encontraremos por nosotros mismos. Y, a veces, lo que terminas encontrando no es bueno. Pero, al menos, lo hemos intentado. Eso es más o menos de lo que hablan las letras del álbum. Musicalmente, quiero que se sientan como si estuviesen siendo golpeados mientras toman una cantidad insana de ácido. Un buen viaje, sin embargo. Aquí no hay malos.

¿Qué nos puedes contar de su proceso de grabación?

Alquilamos un local de ensayo por un par de meses y sencillamente zapamos. Coloqué algunos micrófonos y nos pusimos a grabar. Luego fuimos un poco más allá y tratamos de conseguir algo de todo aquello. Después de un tiempo, salimos del local y yo me llevé todo el material a casa. Teníamos un par de ideas sobre las canciones, y esbozos, así que a continuación pasé unos meses en casa poniendo todo en orden. Con el tiempo, tuve la oportunidad de presentar a los chicos una demo de quince canciones completas. En realidad, las grabamos todas, pero terminamos eligiendo nueve para el disco. Fue un verdadero infierno pero muy divertido y estoy muy orgulloso de la manera como salió todo.

¿Cómo estáis presentando el disco en directo?

Bailarinas sin sujetador, explosiones y botas de plataforma. Bueno, no exactamente… Ahora mismo, de una manera bastante básica. Solo nosotros tres en el escenario, amperios y baterías. Y eso es todo. Softonic quiere incorporar una pantalla de video en el futuro. Esta música pide a gritos elementos visuales y estamos trabajando en ello ahora.

¿Tenéis pensado tocar en España en un futuro próximo?

Absolutamente. No está escrito en piedra en este momento, pero estamos trabajando en ello. La meta para 2016 es viajar a todos los sitios, cercanos y lejanos. España está en nuestro radar desde hace tiempo. ¡Nos encantaría!

 

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR