Diario de un rockero perdedor: “Yo tocaré contigo”

portadar2

El mayor sacrificio que una persona ha hecho por mi ha sido aprender a tocar la batería.
Eso hizo mi compañera Laura en los albores de nuestra relación. Una decisión de la que se ha arrepentido tantas veces como yo, porque compartir grupo con un “genio atormentado” (así me llama ella) puede ser muy complicado.
Siete meses de ensayos dieron para un repertorio nuevo y un fantástico debut delante de un puñado de conocidos y músicos, a los que dimos un golpe de aire fresco a sus tristes y convencionales propuestas, demostrando que esto no era el grupito de David y su novia, sino una aventura valiente y arriesgada en forma de dúo llamada R2, que desde el primer momento solamente contaría con un aliado y amigo, Internet, aunque de esto último nos daríamos cuenta más tarde.

R2 (Art Estación,28-03-09) 010
Con un primer disco grabado, de sonido discreto y algunos temas rompedores, sumado a una situación económica y social más favorable, fue bastante fácil conseguir un montón de conciertos, cobrando un caché razonable que repartido entre dos personas resultaba rentable. Pasamos de ser unas personas completamente anónimas, a unos desconocidos que publicaban canciones y videoclips en la red, dando conciertos casi todos los fines de semana. Ahora podía decir que tenía un grupo de verdad. Había conseguido contagiar mi ilusión a una novata en la música y los escenarios, que disfrutaba mucho en directo pensando incluso, que podíamos triunfar.

DSC_0403.NEF
La suciedad y falta de medios técnicos en algunos locales se mezclaba con los aplausos y el buen trato recibido, haciéndonos crecer día a día como músicos, para poder sembrar de inspiración el siguiente concierto. Vendimos como un triunfo los primeros pasos que dábamos de manera autónoma. Desde el primer momento supimos lo que debíamos hacer, salir de la línea de confort y tocar lejos de casa, haciendo kilómetros para dar a conocer nuestra propuesta musical, pensábamos que la clave estaba en dar muchas actuaciones delante de quien fuera a cualquier precio, y esto haría que poco a poco el público hablara de nosotros y nos encumbrara. Todavía vendíamos discos, la gente se acercaba a conocernos y felicitarnos, caíamos bien. Un buen momento que duraría poco.
Nos lo estábamos creyendo, casi podíamos ver y tocar el éxito, nuestro entorno percibe la energía y fuerza que transmitimos; todavía tenemos amigos músicos. La ambición se instala en el grupo, Laura la controla, pero a mi me posee. El siguiente paso era grabar un nuevo disco, al que bautizaríamos “Volumen II”.

The following two tabs change content below.
David Centeno Casarrubios

David Centeno Casarrubios

Cantante y guitarrista del dúo R2, creador a tiempo parcial e inconformista nato, ahora colabora en la web Nos gusta la música.

2 Comentarios

  1. niza

    15/05/2015 at 18:31

    Enhorabuena por el diario, está siendo muy interesante ver el porqué, el presente y lo que pasa por la cabeza cuando uno se mete de lleno en la locura de la música, y todo sin pelos en la lengua. sigan así

  2. David

    19/05/2015 at 18:25

    Yeahhhh..!!!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR