[Crónica] Schizophrenic Spacers, sala Rocksound, Barcelona (11/07/15)

11751121_10153460065958826_1175576301_n

foto: Christian Bertolo

Hace tan sólo unos días, Sergio Martos, cantante de los Schizophrenic Spacers, me comentó que había ido a Marsella a ver un concierto de Paul McCartney. Tres horas de placer. Y lo sé porque he tenido la misma experiencia y no es que Paul lo dé todo encima de un escenario; sencillamente da más que nadie, es algo indescriptible. No concede ni un segundo de descanso. Y los Spacers, que se presentaron en Rocksound para interpretar integro “Sergeant Pepper’s Lonely Hearts Club Band” (1967), una de las obras maestras de los Fab Four, son idénticos a Macca en ese terreno: les mueve la pasión por la música. Llevando las canciones a su terreno hicieron olvidar a esas bandas que se visten como los Fab Four para copiar su sonido y disfrazarse como ellos. Absurdo. Eso no es hacer una versión, cuyo verdadero secreto consiste en apropiarse de esas piezas tan maravillosas para envolverlas con otra personalidad y dar forma a un precioso regalo sonoro. En eso están los chicos del Ciclo A Cara Caraperro, que desean que varios grupos muestren su propia visión de un álbum clásico.

11778189_10153460065873826_1487156936_n

foto: Christian Bertolo
Con un baterista nuevo –enorme Jesús Tejada en su debut-, los de Viladecans tomaron la sala barcelonesa donde grabaron su reciente y recomendable directo “Macumba. Live At Last” (2015), para visitar aquel álbum tan psicodélico y contagiar al respetable con una contundente “With a Little Help From My Friends” para unirla, con orden y concierto, a esa Lucy que se pierde en el cielo tras unos diamantes. Y en esa búsqueda encontramos ese agujero de talento traducido en “Fixing a Hole”. Enorme en esta pieza un inspirado Alberto “Compromisso” Belmonte, que añadió un toque reggae de cosecha propia para sorprender, junto a sus compañeros, con una trepidante “Within You Without You”. Y es, precisamente en el tema de George Harrison, donde las sonoridades hindús dejaron paso a una relectura en la que Alberto coqueteó con los pedales de su guitarra acercándose a los primeros Pink Floyd mientras Martos, transformado por completo en su alter ego Lon Spitfire, cantaba poseído por el embrujo de un disco que cambió la historia. Pero el hechizo vino acompañado también por el uso del theremín, uno de los instrumentos electrónicos pioneros y de sonido indescriptible que convirtió “Being For The Benefit Of Mr. Kite!” en esa carpa de circo que se levantó en la imaginación de John Lennon.

11751046_10153460065073826_246024392_n

foto: Christian Bertolo
Ya, en el capítulo de los bises, Harrison tuvo su otro gran momento de la noche con “Something” y Javier H. Ayensa, de la JHA Band, se añadió con su guitarra en una incendiaria “Helter Skelter” que puso a la sala al borde de la histeria. La otra colaboración fue la de Nazareth Rodríguez, que puso su clarinete al servicio de “When I’m Sixty Four”. Y, manteniendo el ritmo, siguiendo esas complicadas líneas de bajo que forjó McCartney en el pasado, Manuel Fernández “Honky” estuvo tan brillante como el resto de un grupo del que el ex Wings, Ringo y los añorados John y George estarían orgullosos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR