[Crónica] Rock En Seine 2015

Después de dos años volvemos a Rock En Seine con ganas sobre todo de encontrar nuevos grupos que seguir gracias a la multitud de estilos que emanan de su cartel: pop, electrónica, soul, rap, hip-hop, metal, funky, dubstep y, por supuesto, mucho rock.

Viernes de descubrimientos

Los conciertos en Rock En Seine comienzan un poco pronto, algo normal en los festivales europeos más acostumbrados a las sesiones diurnas. Si no que se lo digan a los suecos Ghost que sufrieron sobre sus caras pintadas y túnicas satánicas los 30º reinantes en el Domaine de Saint Cloud, pero que con su hard rock despertaron de buena manera a los primeros visitantes del festival.

Los portugueses Throes & the Shine fueron los primeros a poner patas arriba el Rock En Seine 2015 con su mezcla de rock y kuduro, música típica de Angola, al más puro estilo Buraka Som Sistema y en la que uno de sus solistas acabó en bañador en el escenario.

Benjamin-Clementine-viernes

Una de mis sorpresas fue Benjamin Clementine y su desgarradora voz. Tocó el piano sentado en un taburete alto(como los de los bares) acompañado por batería, teclados, contrabajo y guitarra. Mezcla de instrumentos un poco extraña para las 18h. pero que fue seguida con un silencio sepulcral y seguido de grandes aplausos una vez finalizada cada una de las canciones. Debe ser excepcional verlo en una sala pequeña.

No tuve mucho tiempo para ver a Jeanne Added y su mezcla de pop, rock y electrónica acompañada por su voz de innumerables registros. A seguir.

La actuación de Rodrigo y Gabriela no fue de lo mejor de la jornada. Servidor no es muy fan de la guitarra española, y menos de dos que no dejan de sonar de manera acelerada durante una hora. Tampoco me gustan las invasiones de escenario programadas y que no dejan mucha libertad a los agraciados con dicho honor. Solo se podría salvar la versión del archiconocido “Happy” de Pharrel Williams que realizaron acompañados de John Butler. Virtuosos de la guitarra, sí lo son, pero su arte resulta un poco repetitivo y carente de ideas.

FFS, o lo que es lo mismo Franz Ferdinand y Sparks, salpicaron sus discografías y los temas de su disco conjunto, como el “Collaborations don’t work” (que graciosos). Fue uno de los conciertos que más bailes provocaron durante el festival.

the-offspring-viernes

La sorpresa más positiva de la jornada fueron The Offspring, una de las bandas más conocidas de finales de los años 90. No han perdido ni un ápice de la fuerza que les caracterizó entonces y que han continuado en los discos de la última década, menos exitosa, a pesar de lo cual un gran número de fans conocían todos y cada uno de los temas. La locura llegó sobre todo con “Self-Esteem” y “Pretty Fly(for a white guy)”. Conciertazo.

Los franceses Fauve son una referencia dentro del hip-hop galo con sus canciones llenas de lirismo y crítica social y así lo demostraron.

Para finalizar la jornada, Kasabian recorrió, de menos a más, sus grandes éxitos y sus nuevos temas acompañados de un trompetista y de unas bases electrónicas que se agradecen en su nuevo directo en comparación al de hace un par de años. No te los pierdas si tienes la ocasión.

The following two tabs change content below.

David Jimenez

Páginas: 1 2 3

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR