[Crónica] Pokey LaFarge – Sala Music Hall, Barcelona (29/10/2015)

IMG_20151029_230443_2CS

Descubrí a Pokey LaFarge gracias a la monumental serie Boardwalk Empire. Y, al igual que con la serie de Scorsese, lo primero que me cautivó fue ese look años 30 tan elegante del que hace gala. Y la música, por supuesto. Una música que va más allá de modas con una etiqueta (por ponerle alguna) tan amplia como la de música tradicional americana. Aunque hablemos de estilos musicales que nacieron hace, por lo menos 100 años, su propuesta es fresca y divertida. De la mano de Pokey LaFarge vivimos una noche mágica, una verdadera fiesta a ritmo decountry, blues, swing, bluegrass, folk…nada se le resiste a Pokey y su banda.

Se apagan las luces, entran los músicos y suena Knockin’ The Dust Off The Rust Belt Tonight. La fiesta empieza.Una verdadera jazz band sonando de maravilla. En los minutos que dura el tema cada músico tiene tiempo de lucirse a modo de presentación. Queda claro, ya con el primer tema, que asistiremos a un gran concierto.
Pokey y su banda tienen el poder de dibujar una sonrisa entre los asistentes. Imposible no dejar de seguir el ritmo con los pies al son de canciones como Close The Door, Something In The WaterBowlegged Woman,  La La Blues, Wanna Be Your Man, Devil Ain’t Lazy o Central Time. Evidentemente, dado que tocaba en Barcelona, no podía faltar la folclórica Goodbye, Barcelona. Canciones, todas ellas de cautivadores sonidos, de esas que evocan tiempos pretéritos.
IMG_20151029_230454_1CS
Pokey es un tipo con mucho talento y carisma, un verdadero showman que alarga las canciones a su antojo, sin dejar de bromear y hacer partícipe al público durante toda la noche. Pero ni su carisma pudo (ni quiso, por supuesto) hacer sombra a unos músicos brillantes que le robaron el protagonismo en más de una ocasión. Especialmente el multi-instrumentista Ryan Koenig, una verdadera máquina a la armónica, que compaginaba con el banjo e incluso con la washboard. Los vientos de T.J. Muller (trompeta y ocasionalmente al banjo también) y Chloe Feoranzo (clarinete, saxofón) confieren un divertido toque dixeland a los temas. 
Adam Hoskins estuvo también brillante a la guitarra, ya sea con delicados pasajes o con endiablados solos de aires manouches.

Como gran conocedor de la música de raíces americanas, Pokey aderezó el repertorio con alguna versión, como esa encantadora Carmelita de Warren Zevo. Pokey transmite perfectamente la pasión que siente por esa música que tanto ama.

Pokey ha declarado en alguna entrevista que él siempre busca algo crudo y honesto, con melodía, ritmo e historia. A juzgar por el maravilloso concierto que ofreció el jueves en Barcelona, sin duda, lo ha encontrado.
Si, a todo ello, le sumamos una soberbia y elegante puesta en escena, el resultado es una experiencia casi cinematográfica. Si no fuera por el resplandor de los móviles de entre la audiencia, el Music Hall podría haber sido perfectamente un garito de la década de los años 40.
Desde NGLM recomendamos el blog The Outlaw76

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR