[Crónica] Myles Sanko en el Teatre Grec

Myles Sanko

Influido por grandes del soul como Bill Withers, Marvin Gaye, James Brown, Otis Redding y Al Green, Myles Sanko recupera el legado de todos estos artistas; su instrumentación; sus melodías; su mensaje; pero alejándose del pop y el rhythm and blues que, basado en la Motown, acaparó las radiofórmulas en la década de los setenta.

Las melodías de Sanko suenan a soul, pero también a rock; es más, suenan a Europa; a París; a los clubes ingleses más cosmopolitas y abiertos a nuevos sonidos; a la destreza lírica y la cadencia vocal continua y fluida del hip hop de aquella estación de radio de Ghana; a jazz tradicional y a acid jazz, a funk y a pop contemporáneo. Sonidos que el pasado domingo, 17 de julio, le acompañaron en el concierto que ha ofrecido en el barcelonés Teatre Grec en el marco de la cuadragésima edición del Festival Grec.

Al frente de una banda de ocho músicos (Rick Hudson, batería; Neil Waters, trompeta; Phil Stevenson, guitarra; Tom O’Grady, teclados; Gareth Lumbers, saxo; Josep Tutusaus, trombón; Ric Elsworth, percusión, y Jon Mapp, bajo), Myles Sanko ha ofrecido un recital centrado en las canciones de su último trabajo discográfico (Forever Dreaming, 2014) y de su primer epé además de estrenar alguna que otra canción de su inminente nuevo álbum de estudio, que saldrá a la venta el próximo mes de octubre.

Sonaron temas como ‘High on You’; ‘Shooting Star’; ‘Save My Soul’, con su línea de bajo al más puro estilo James Jamerson; ‘Come Home’; ‘So Much Indeed’, de excelente armonía entre el gospel y el soul; ‘To My Surprise’, una elegante pieza de Northern Soul moderno, o ‘Forever Dreaming’.

«Esta noche tengo una misión, intentar entreteneros para que os vayáis a casa con una sonrisa en el rostro», nos confesaba. «Por favor, no seáis tímidos».

Moviéndose a lo largo del escenario, el público, al principio algo frío, no tardaría en acompañarle; mientras, temas inéditos como ‘Just being me’ o ‘Promises’ eran muy bien recibidos.

El momento emotivo de la noche llegaría al dedicar un popurrí de ‘Mercy Mercy Me’ y ‘What’s going on’ a los fallecidos en Niza, Estambul, Siria… Una interpretación que iba a servir también para conocer la pasión de este británico por la paella y el vino de Rioja. «El otro día, como cada domingo, Marvin Gaye vino a casa a comer paella y beber vino, Rioja, y le dije que venía a Barcelona» bromeó encarando la parte final de un concierto de más de una hora y media que cerraría con ‘Light in my hand’ y ‘So hard to stop’.

Myles Sanko suena a lo mejor del pasado, a Motown y a Nothern Soul, pero también a los pioneros de la música negra del siglo veintiuno. Su sonido, distinguido y equilibrado, lleva el sello de los fantásticos músicos de jazz que le acompañan como el guitarrista Phil Stevenson, el teclista Tom O ‘Grady o el baterista Rick Hudson. Mientras, sus letras revelan el alma de un romántico; el alma de un soñador.

The following two tabs change content below.

Marc Mariñas

Prensa escrita y radio. A diario, en Nos Gusta La Música; mensualmente, en BA Jazz Magazine. Los clásicos del rock, en http://radiodesdemexico.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR