[Crónica] Marcia Ball (Auditori Barradas)

Marcia Ball, Auditori Barradas (26/11/2016) © Jordi Monguillot

Marcia Ball, Auditori Barradas (26/11/2016) © Jordi Monguillot

Acompañada de un trio liderado por el pianista Lluis Coloma, la cantante estadounidense Marcia Ball llegaba este sábado, 26 de noviembre, al Auditori Barradas, de L’ Hospitalet, como gran protagonista del Boogie-Woogie Jubilée, el evento que lleva cada año los más grandes exponentes internacionales del género a la localidad barcelonesa.

Una cita anual que se ha iniciado, unos minutos pasadas las ocho, con el repaso del músico catalán a dos pares de temas de una discografía, la suya, fuertemente influenciada por músicos como Jerry Lee Lewis, Roosevelt Sykes o Alan Price, y en la que rescata los sonidos más primitivos de este ritmo popular. Piezas, como “Boogie Wins Again”, “Flamenco Boogie”, “Miri’s Mistery Boogie o una hermosa balada, como “Yaya’ s Song”, dedicada a su abuela. Un repertorio breve, interpretado con el respaldo de una enérgica sección rítmica, integrada por el contabajista Manolo Germán y el baterista Marc Ruiz, pero en el que ha vuelto a hacer gala de su endiablada mano izquierda y su innato sentido de la improvisación.

Nacida el 20 de marzo de 1949 en Orange, Texas, y sentada al piano desde finales de los años sesenta, Marcia Ball no ha tardado en suceder a la formación sobre el escenario para comenzar a presentar las canciones de su último álbum de estudio, The Tattooed Lady & The Alligator Man. Un trabajo discográfico publicado en 2014, lleno de melodías e imágenes musicales vibrantes, y en el que las baladas más sobrecogedoras se diluyen en temas desatados y torrenciales.

Respetada por la crítica estadounidense por su sensacional voz, su fantástico fraseo y su excelencia como pianista, Marcia ha ofrecido un recital de casi dos horas en el que estilos como el zydeco y el stomp rock tejano se han articulado junto a géneros como el delta blues y el bugui bugui mostrándose muy desenvuelta y hablando a menudo con los asistentes, a pesar de su carente dominio del español.

Concierto dividido en dos actos, separados por un intervalo más largo de lo deseado, en el primero de ellos, Ball se ha centrado, sola al piano, en temas como “Watermelon Time”, “Peace, Love & BBQ”, “He’s the One”, “The Squeeze Is On” o la canción que da nombre a su último trabajo, “The Tattooed Lady and the Alligator Man”. En el segundo, acompañada por el Lluis Coloma Trío, composiciones propias, como That’s Enough of That Stuff” y “Let Me Play With Your Poodle”, han precedido a una composición escrita por el pianista catalán, “Longhair’s Tribute”; dos clásicos del rhythm and blues, como “Sea Cruise”, de Huey “Piano” Smith and His Clowns, y “Night Train”, de Jimmy Forrest, y un lamento, “Louisiana 1927”, de Randy Newman, que su voz, algo desgastada con los años, ha grabado de manera indeleble en la mente de los asistentes que prácticamente llenaban la sala.

Nominada a cinco premios Grammy y galardonada con diez Blues Music Awards (BMA), Marcia Ball ha puesto el broche de oro a la undécima edición del Ciclo Blues & Boogie, que organizan la Societat Blues Barcelona y Bad Music, con uno de los conciertos en pequeño formato más interesantes del año. Un concierto equilibrado, propio de una veterana de los escenarios que vive uno de los mejores momentos de su ajetreada y exitosa carrera.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR