[Crónica] Jackson Browne, ‘Gira Song & Son’

Jackson Browne

Jackson Browne y Raúl Rodríguez, Gira Song & Son, Sala Apolo.  Foto: Xavi Arroyo

La Plaza de la Catedral de Oviedo ha sido el lugar elegido por Jackson Browne y Raúl Rodríguez para poner fin este lunes a la gira que les ha reunido sobre los escenarios de nuestro país desde la pasada semana. Una gira, bautizada como Song & Son, con la que han recorrido la península, de norte a sur, deteniéndose en las ciudades de Madrid (Teatro Nuevo Apolo), Sevilla (CAAC), Barcelona (Sala Apolo) y Bilbao (Sala BBK), antes de llegar a la capital del Principado de Asturias como parte del cartel de las fiestas de San Mateo.

Cinco veladas en las que el guitarrista sevilllano, respaldado por su banda (Mario Mas, a la guitarra flamenca; Guillem Aguilar, al bajo; Pablo Martín Jones, a la percusión, y Aleix Tobias a la batería), ha presentado las canciones de su primer álbum en solitario (Razón de Son); además de dar a conocer algún que otro tema extraído de su inminente nuevo trabajo discográfico (La Raíz Eléctrica), que llegará a las tiendas de discos a finales de año.

Nuevas composicones de tradición popular en las que ha introducido nueva instrumentación, como el tres eléctrico de ‘Canción del Corazón’; o las konés haitianas de ‘Let the rhythm lead’, el tema compuesto junto a Lakou Mizik y al propio Jackson Browne.

Un artista, el norteamericano, que no ha tardado en relevar al músico andaluz al frente de la banda para comenzar a revisitar un cancionero, el suyo, conectado con el de gigantes del rock como The Byrds, The Eagles o Warren Zevo, en el que las más tiernas melodías se concilian con unas letras en las que la reflexión, la desesperanza y, por momentos, la angustia están muy presentes.

Melodías que desde mediados de los años setenta se han distinguido por su eclecticismo y la exploración de diferentes géneros; del folk al rock; del mariachi al country. Una rica musicalidad que el mesticismo de Raúl Rodríguez ha llevado aún más allá impregnándola de ritmos flamencos y el son del Caribe afroandaluz. No en vano, este virtuoso de las seis cuerdas, al margen de sus propios proyectos como CaraOscura y Son de la Frontera, ha acompañado en los últimos años a músicos de la talla de Kiko Veneno o Santiago Auserón; e, incluso, a su propia madre: Martirio.

Jackson Browne

Jackson Browne y Raúl Rodríguez, Gira Song & Son, Sala Apolo.  Foto: Xavi Arroyo

Precisamente, Kiko Veneno ha sido uno de los invitados de lujo que se han unido a Jackson Browne y Raúl Rodríguez en su gira por España; también Carlos Núñez, quien este lunes se subía con ellos al escenario ovetense, y, como estrella indiscutible, el guitarrista Javier Mas (conocido por sus recientes y magistrales colaboraciones con Leonard Cohen, entre otros).

Un músico que ha conferido otra dimensión a un repertorio en el que temas como ‘These days’, la canción compuesta a finales de los sesenta para el álbum de presentación en solitario de Nico (Chelsea Girl), se han compaginado con composiciones más tardías como ‘Live in the balance’ o ‘The crow and the cradle’, más significativas de la faceta como activista político del estadounidense; o piezas más apasionadas como su sentido tributo a Sergio Leone.

Temas sentidos como ‘Live nude cabaret’ (una canción inspirada en la silueta femenina) o ‘Too many angels’, que Javier Mas ha enriquecido con los evocadores arreglos de su archilaúd que hace una década, con motivo de su participación en un disco de homenaje a Leonard Cohen, fascinaron al mismísimo poeta canadiense. Un disco del que también formaría parte Jackson Browne, como ha recordado interpretando la canción que versionaba en el mismo (‘A Thousand Kisses Deep’). «Una canción en la que es muy fácil perderte», ha subrayado.

Siguiendo la ruta de su etapa madura, temas como ‘The next voice you hear’, ‘The Barricades of Heaven’, la costumbrista ‘Niño’ y su particular versión de ‘Volando Voy’ han puesto el broche de oro a este encuentro con un proyecto que, fruto de años de amistad y colaboración entre ambos, ha llenado aforos en ciudades como Nueva York, donde el pasado mes de marzo agotaban las 3.000 entradas puestas a la venta para sus dos noches en el The Town Hall.

Enamorado del flamenco desde que un amigo suyo le regalase un casete de Enrique Morente con Sabicas, la libertad de expresión del género y la belleza de la guitarra española han cautivado a un artista, el californiano, que a lo largo de su dilatada y extraordinaria carrera musical ha incorporado con éxito a su música de raíz norteamericana y a su lenguaje rock, country y folk, sonidos más vanguardistas; sin perder nunca su ADN.

The following two tabs change content below.

Marc Mariñas

Prensa escrita y radio. A diario, en Nos Gusta La Música; mensualmente, en BA Jazz Magazine. Los clásicos del rock, en http://radiodesdemexico.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR