[Crónica] Ebrovisión 2015

Ebrovision 2015

Vol 15, una adolescencia para los seres que habitan el planeta, una madurez absoluta para Ebrovision: #UnFestivalQueEnamora, y es por ello que repite éxito año tras año y que una vez más nos sorprende con cosas que ni soñábamos pudieran suceder.

El jueves dio el pistoletazo de salida, como ya es costumbre desde hace unos años, en La Fábrica de Tornillos a los mandos de Correos, seguido de un Pecker que va ganando fuerza escenario tras escenario con sus incursiones electrónicas de pop. Remató la noche de inauguración la banda Rufus T Firefly, un lujo para los oídos que en reiteradas veces hemos reivindicado en este site, un directo que recomiendo encarecidamente no perderse.

El viernes cambiamos tornas y no esperamos a la velada nocturna para continuar la cita musical. A la hora del vermut nos acercamos a la exposición de Proyecto Pisto en el Café Tangente, peculiar muestra de imágenes de urinarios públicos llamada Crash Wall. De allí nos dirigimos a ver de nuevo este año a Havoc. Los donostiarras han mejorado desde enero su sonido en directo, ahora más contundente, un directo que cada vez nos convence más, con el que ya empiezan a atreverse a redirigir el sonido de sus temas en variaciones muy bien cuidadas para convencer en el escenario. Tras ellos The Noises, coreados hasta la saciedad por los asistentes como si de estrellas del pop consagradas fuera, y es que han  tenido muy buena acogida con su último LP: Pacífico, desde que se publicara el pasado año.

Tras un aperitivo, y el café en el suizo, viendo como pincha música Indie un conocido fotógrafo de este mundillo, nos dirigimos de nuevo a la Fábrica a ver esa extraña concurrencia de grandes personajillos del mundillo de la música nacional. Walt Whitman lo escribió, Robin Willians lo llevó a la gran pantalla “Oh Capitán, mi capitán”, pues ellos hacen de Mi Capitán una de las mejores puestas en escena del rock patrio. Sin duda uno de los mejores directos actuales. Nuestro temeroso viaje está hecho.

La noche del viernes fue quizá la más movida con el rock de Airbag, el soul, folk, rock de The Hot Sprockets, a los que ya pudimos ver en Vitoria recientemente, el mejor directo de las dos noches para mi gusto, gracias a su variopinto estilo musical y su buen hacer sobre el escenario. Seguidos por Niños Mutantes, una de las bandas que más ha crecido en estos años y que fueron congregando las masas en el recinto de Bayas. La habitación roja ofreciendo, como ya dijimos en el Fardelej, uno de los mejores repertorios para repasar su  extensa carrera, confirmando que son una de las mayores referencias del pop nacional y como colofón Sidonie, desmadrando al personal que petaba el recinto. Hercules & Love Affair eran otra de las apuestas internacionales, pero su electrónica algo descafeinada quedó algo desamparada.

El sábado estaba la expectativa del concierto sorpresa de la Fábrica de Tornillos por el XV aniversario y la sorpresa fue sublime, de nuevo Sidonie, aunque esta vez con un repertorio inicial muy dispar al de la noche anterior, temas como Panic de los Smiths, My generation de los Who, también versionaron a Pink Floyd, Pulp y más, sin dejar de lado temas suyos como El bosque o Estáis aquí. Todo esto con la compañía de músicos de We Are Standard, Niños Mutantes, Supersubmarina o Mi Capitán, hicieron de este un concierto, del que una abarrotada Fábrica de Tornillos no olvidará durante años. Para rematar un buen vermut, la degustación de pinchos, una delicatesen a la que algunos no llegamos ni a poder probar algunos de estos, Sold out de tapeo.

La tarde la disfrutamos en compañía de la banda Pull my Strings. Montaje, prueba de sonido y la ardua tarea de arrancar la noche en el recinto de Bayas, poco público pero como siempre no defraudaron a los asistentes con su eléctrico sonido Brit. Pena que no se acercara más gente a tales horas, pues el día anterior reventaron el monte Igueldo.
El escenario principal la noche de sábado fue de lo más apacible con la ternura de Eladio y los seres queridos, continuada por Anni B Sweet con su banda que ofreció una versión de Mi realidad con Noni. Otra grata sorpresa de esas que siempre depara Ebrovision. Los Americanos Allah-Las con su sonido patrio de guitarras armoniosas y LA que estuvo a medio camino entre mantener esa calma y empezar a alborotar el gallinero variando su nuevo disco, con sus temas más movidos o el colofón final de Outsider.

Estaba claro que el público más juvenil del festival esperaba la banda que más festivales ha recorrido este verano y Supersubmarina no les defraudó. Y el cierre de escenario con Delorean fue bastante más concurrido que la noche anterior con Hercules & Love Affair.

Pero uno no se quiere despedir nunca de Ebrovision y menos en una ocasión como este XV aniversario, así que para cerrar nos despedimos en la carpa EstereoClub que mantuvo la fiesta fuera del recinto durante largas horas los dos días con sus versiones de lo mejor de la música contemporánea y no tan actual.

Un placer poder disfrutar de este festival año tras año, sorpresa tras sorpresa que trae consigo lo mejor de la música nacional y las mejores bandas noveles.

Ebrovision Vol15

The following two tabs change content below.

Ultimos Articulos Emmanuel León (ver todos)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR