[Crítica] Airbourne – “Breakin’ Outta Hell”

airbourne-breakin-outta-hell-album-cover-1Una vez disipada la polvareda levantada por Airbourne tras su flamante paso por Bilbao, Madrid y Barcelona, es un buen momento para sentarnos con su nuevo “Breakin’ Outta Hell” de forma más reposada. A todos nos sucede. Escuchamos a posteriori el setlist de un concierto y los temas de nuevo cuño nos entran de manera diferente.

Mi primer recuerdo de los australianos data de 2008, con aquel espléndido Kobetasonik de Bilbao. Repasando las bandas en los prolegómenos, un ‘ojeador’ me puso énfasis en ellos cual prometedor canterano: “No te los pierdas. Uno de los futuros herederos del metal”. Y cierto es que aquel cuarteto de apenas 23 años de media  ya contaba en su primer sencillo con Lemmy Kilmister de padrino. Su alumbramiento en esta escena no pudo ser más rotundo, agasajados con premios varios.
De aquello han transcurrido más de ocho años y cuatro álbumes de estudio con este último trabajo. Tras sus reconocidos “Runnin Wild”, “No Guts. No Glory” y “Black Dog Barking”, Airbourne aspiraba con este “Breakin’ Outta Hell” de rememorativa portada Maiden a dar un significativo impulso a ese fulgurante relevo generacional.

Y en este sentido la banda tiene las ideas muy claras. Si algo funciona, no lo toques. Quien esperara algo rupturista, que se busque a otros. En la primera pista homónima del disco, declaración de intenciones de los hermanos O’Keeffe sonando ‘in crescendo’ sus inconfundibles cadencias de bombo y pegadizos riffs. Apertura escogida intencionadamente para sugestionar desde el inicio al oyente.

Subrayada también “Rivalry”, de esas canciones idóneas para show que mimetizan a banda y público entonando estribillo al unísono. Ya escuchándola de primeras se sugiere nítida la estampa: “Wooh ooh ooh it’s, between you and me. Wooh ooh ooh this, this is a rivalry”.
Por cierto, ¿ni una mención hasta ahora a sus paisanos de AC/DC? Sí, la influencia es y sigue siendo innegable. Los dos siguientes temas que nos encontramos por el camino, “Get Back Up” y “It’s Never Too Loud For Me”, no pueden ser más manifiestos. Bases de guitarras ‘made in Young’, coros varios en estribillos y esa particular voz salvaje que le confiere un sello propio. Aunque al grupo le pueda llegar a molestar la continua comparación, para sí muchos la quisieran.
Tu cuerpo se agitará súbitamente con los primeros acordes de “Thin the Blood”, siguiente en la lista. Haz la prueba. De perfil rockero añejo, me encanta esa mezcla con el lado más heavy que le otorga el grupo, final frenético incluido. Focos también para la sexy y divertida “Down on you”, marcada como una de las top del disco. Su elección en el repertorio de la gira del álbum, así lo refleja.
Pero si hay una que tiene trazas de convertirse en futuro himno es “It’s All For Rock n’ Roll”. Soberbio poso rítmico y melódico, elocuente título y un alegato coral de 20 segundos “All for one, one for all. All for one, for Rock ‘n’ Roll” para cerrar un buen elepé que con el paso del tiempo tiene visos de convertirse en un ‘Airbourne Gran Reserva’.
2 y 6 de julio de 2017, nueva oportunidad en Lugo y Barcelona de catar una copa… O la botella entera.

Temas destacados: “Thin the Blood”, “Get Back Up”

Sello: Spinefarm Records 

The following two tabs change content below.

Darío López

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR