Bon Jovi, número 1 en España. ¡Vámonos de aquí, todo está en llamas!

NEW YORK, NY - MAY 07: Singer-songwriter Jon Bon Jovi attends the 2015 Town & Country Philanthropy Summit at New-York Historical Society on May 7, 2015 in New York City. (Photo by Monica Schipper/Getty Images)

Que hacer caso a la listas de ventas es para gente sin criterio, que este no es el mejor disco de Bon Jovi y que una gran parte del éxito de la banda se debe a Richie Sambora es algo que muchos de nosotros ya sabemos.

Sin embargo, ahí está en el número 1 de ventas de nuestro país el último lanzamiento de la banda, cosa que no consiguieron en su día con álbumes como Slippery When Wet o New Jersey, con los que construyeron el sonido de la formación como un icono del hard rock ochentero sin tener apenas repercusión en España.

De hecho, exceptuando una pequeña aparición en las listas de éxitos con el primero de ellos, en España los de New Jersey no serían habituales en estas hasta el recopilatorio multiplatino Cross Road. Un disco con el que empezaron a sonar entre los consumidores de otro tipo de música.

Pero, ya asumido que España no es un país rockero por excelencia, ¿qué hace que un álbum como Burning Bridges, no más que una forma de quitarse las obligaciones contractuales de Bon Jovi con Mercury Records, sea el segundo de toda su trayectoria en ocupar dicho puesto en nuestro país?

Y, ¿realmente eso importa cuando para conseguirlo se requieren hoy en día tan pocas copias vendidas? No. No deja de ser algo anecdótico. Lo importante de este dato es que la gente, independientemente de la calidad, sigue comprando la música de artistas consagrados y que parece difícil ahora mismo intuir el momento en que el público compre otros discos.

No, no es un buen disco este primer álbum en el que Bon Jovi se presenta sin Richie Sambora, alguien cuyo nombre si aparece como co-escritor en el primer sencillo dado a conocer y con el cual rescatándolo de los descartes de The Circle venían a decirnos lo bien que podía llegar a sonar el Burning Bridges sin el guitarrista. El problema es que poco a poco se fueron desvelando otros cortes que iban a dejar clara una cosa: ‘Saturday Night Gave Me Sunday Morning’ es el corte más potente del disco y la banda echará de menos a su colega durante 31 años. Y es que no hay que olvidar que ha sido autor junto a Jon de la mayoría de composiciones de la misma desde su consolidación en la escena hardrockera hasta su consagración como estrellas del pop rock más directo y convencional.

Por eso, tendremos que estar atentos a lo que nos depare el nuevo álbum de Bon Jovi que saldrá a la venta el próximo año, también sin Sambora y en esa ocasión sin la excusa de ser un álbum para salir del paso. Esperemos que la torpemente directa y extrañamente enojada ‘We Don´t Run’ escrita con John Shanks y que marca la nueva dirección de la banda y el agónico tema que da título al álbum y con el que cierran el mismo no sean signo de lo que está por venir.

Pensemos bien y creamos que Bon Jovi aún nos pueden regalar buenos temas como la exhuberante balada con la que abren el disco, ‘A Teardrop to the Sea’, que nos reconcilia con la formación ante tanta contrariedad.

No debemos olvidar que Jon Bon Jovi también ha compuesto como cantante en solitario temas tan interesantes como ‘Janie Don’t Take Your Love To Town’ o ‘August 7, 4.15’, entre otros, y que si algo no se le puede echar en cara es que no haya sido capaz de reinventarse una y otra vez sin convertir la autocomplacencia por el éxito y el reconocimiento conseguido en una costumbre. Seamos optimistas.

 

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR