[Especial] 15 Barbaridades de Mötley “Fucking” Crüe que harían palidecer a una madre

580371_455049011247549_1284859642_n

Ellos representaron uno de los últimos “sí se puede” del sueño americano. Hicieron realidad la posibilidad de que cuatro tipos salidos de las cloacas de la white trash americana pudiesen llegar a ser millonarios y famosos tocando Hard Rock acelerado, bebiendo a tope, tomando cantidades ingentes de drogas y follando con todo lo que estuviese vivo y pesase más de 25 kilos.

La cantidad de historias que puebla la mitología Crüe es extensísima y de lo más variado.

Aquí van algunas de esas anécdotas, de la infancia del punk bohemio autodestructivo que fue Nikki Sixx, al mujeriego, alcohólico y camorrista que sigue siendo Vince Neil.

1- Automutilaciones, marihuana y denuncias falsas.

Es muy conocida por casi todos la leyenda de las denuncias falsas que algunas mujeres y hombres formulan contra sus queridas parejas. Parece un hecho vergonzoso y rastrero, pero esto no es nada al lado de acusar a tu propia madre de algo que no ha hecho.

Que se lo pregunten a la madre de Nikki Sixx, a los catorce años nuestro querido amigo se automutiló el brazo derecho y después denunció a su madre. La pobre señora acabó en los calabozos.

“Llevaba un tiempo planeando aquello. Después de discutir con mi madre fui corriendo hasta donde se encontraban mis colegas y les pedí un cuchillo. Alguien me lanzó un estilete, saqué la hoja y me la metí hasta el hueso del codo. A continuación llame a la poli y les dije que mi madre me había agredido”. (Nikki Sixx)

Nikki asegura que lo hizo porque estaba harto de que le tratasen como a un crío, desde ese momento la señora le devolvió su ansiada independencia y rara vez volvió a establecer contacto con él.

2- La Casa Mötley, el antro de perdición más repugnante de la ciudad de Los Angeles.

10689963_751707748238129_8649844968578837891_n

En esta ajetreada vida que llevamos, muchas veces es muy difícil combinar nuestro trabajo con las labores de limpieza y tareas del hogar. A veces podemos pensar que algunas partes de nuestra casa están un poquito sucias y abandonadas. En mi caso, después de leer lo que se cocía en la famosa Casa Mötley, nunca volveré a dudar de mi destreza con el Pronto y el paño.

Antes de grabar una sola nota, Nikki, Vince y Tommy “vivieron” igual que auténticas bestias en un pequeño apartamento cercano al Whisky A Go-Go (Mick tenía su propio apartamento). Por lo que cuentan, aquel antro estaba tan sucio como un vertedero y era tan sórdido como un burdel de tercera.

“Casi todas la ventanas de aquella puta casa estaban rotas. Nunca llegamos a reparar ninguna de ellas, habría sido demasiado trabajo. Vivíamos cerca del Whisky A Go-Go y la gente se colaba por la ventana del salón para celebrar fiestas de madrugada.

En el fregadero de la cocina se descomponían las únicas piezas de vajilla que teníamos: dos vasos y un plato, que aclarábamos ocasionalmente. A veces quedaban suficientes restos resecos pegados al plato como para sacar un buen bocado y Tommy no se negaba a ello.

Cuando la basura comenzaba a acumularse, abríamos la puerta corredera de la cocina y arrojábamos las bolsas al patio”. (Vince Neil)

Al final los vecinos les demandaron y el Departamento De Sanidad de Los Angeles les obligó a limpiar el patio de aquella pocilga. Tras nueve meses viviendo allí abandonaron su cueva para esparcir su degenerado virus por el resto del mundo.

The following two tabs change content below.
Nacho García Alvarez

Nacho García Alvarez

Autor de El Círculo Desnudo, El Círculo Sobrenatural (Chiado Editorial) y Correo 42. Ex Cantante y letrista de Sin Bautismo y colaborador de la web Nos Gusta la Música.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR